Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Cuánto tardarán los países pobres en dar caza a los desarrollados?

La brecha en la distancia abierta en la recuperación del crecimiento entre los países ricos y los países emergentes se ha ido reduciendo durante los últimos años. Esta reducción patente hace que la pregunta clave sobre el punto en el que los países emergentes alcancen, o incluso superen, a las economías de los países desarrollados que sea cada vez más planteada y realmente más relevante.

Los resultados de la última década en lo que al crecimiento de los emergentes se refiere, y en particular al llamado milagro chino del crecimiento, además de movilizar como nunca los mercados de inversión, ha provocado (y provocará) más de un dolor de cabeza a los capitales  occidente, entre otros motivos tratando de dilucidar el posible momento en el que los emergentes acaben por a los dar caza a los desarrollados.

Economía

En el periodo anterior a la última década esta brecha parecía lo suficientemente amplia como para mantener la distancia a largo plazo, sin embargo, la evolución de los últimos 10 años parece que apunta precisamente todo lo contrario, la diferencia la recuperación del crecimiento entre los países ricos y los denominados emergentes se ha ido reduciendo de manera drástica, en la comparativa de crecimiento económico emergente en relación a los mercados y a las economías más ricas, para la que se ha utilizado los cálculos del poder adquisitivo de cada país perteneciente al Banco Mundial, vemos que, efectivamente esta diferencia cada vez es menor.

Desde la primavera pasada, punto de inflexión en la publicación de estos datos, la noticia que más se ha remarcado es lo relativamente cerca que se encuentra China de superar a Estados Unidos como la mayor economía mundial. En aquel caso aquí tenemos todavía introducir datos que matizan las cuestiones, si tomamos la renta per capita como referencia vemos que todavía China y en general los países emergentes tienen mucho camino que recorrer para alcanzar a los países desarrollados; el ingreso promedio per cápita en el ámbito G7 es de $45,246 mientras que en el ámbito de la gente de este promedio se sitúa en los $7676 (en el caso de China en los $11,525)

diferencias emergentes desarrollados

Los famosos 15 años de recuperación del crecimiento tienen que ver en gran medida con dos tendencias claras; el comercio de manufacturas y el auge de los productos básicos. China ha estado justo en el centro de ambos. En gran medida el auge de  los commodities ha tenido que ver en la propia capacidad china para el consumo de materias primas. Sin embargo, la desaceleración del país en lo que a crecimiento se refiere, no sólo ha frenado el volumen del consumo de los productos básicos, sino que parece sitúa  los límites de fabricación acomodados a los factores anteriores. Realmente, nos encontramos en un proceso en el que muchos de los mercados emergentes se están encontrando con la parte dura del ciclo de desarrollo. Se trata de un proceso en el cual comienza a ser mucho más necesaria la presencia de mayor cualificación de los trabajadores, sectores de servicios más desarrollados e infraestructuras más costosas, lo que a la postre también supone con mucha probabilidad reformas políticas de calado.

Y llegamos a uno de los meollos de la cuestión, la enorme desigualdad global. La caída de la recuperación del crecimiento se traduce directamente en problemas para aquellos que piensan que la tendencia va a continuar; si la tasa de crecimiento puesta al día se queda en  4.5 puntos porcentuales entre los emergentes y los países desarrollados, algo que ya ocurrió entre 2006 y 2009, los emergentes necesitarán unos 30 años para ponerse al día en relación a los ingresos por ejemplo de Estados Unidos, sin embargo con los niveles del pasado año 2013 está diferencia saltaría hasta los 50 años… aun así mucho más rápido de lo previsto durante la década pasada.

Pero, si tomamos a China, supuestamente la próxima potencia económica internacional, y la sacamos del conjunto de la ecuación resulta que todo cambia. En este caso el resto de emergentes tardaría al menos 115 años para alcanzar a los paises desarrollados con los datos actuales, mientras que, con los niveles esperados por el Fondo Monetario Internacional para el próximo año esta  diferencia saltaría hasta los 300 años.

Publicidad

One response to “¿Cuánto tardarán los países pobres en dar caza a los desarrollados?

  1. Ciertamente el principio de Pareto se ha aplicado con éxito a los ámbitos de la política y la Economía. Se describió cómo una población en la que aproximadamente el 20% ostentaba el 80% del poder político y la abundancia económica, mientras que el otro 80% de población, lo que Pareto denominó «las masas», se repartía el 20% restante de la riqueza y tenía poca influencia política. Así sucede, en líneas generales, con el reparto de los bienes naturales y la riqueza mundial.

    Saludos

Comments are closed.