Publicidad

Cómo ahorrar en costes gracias a una asesoría

Tanto los empresarios como los autónomos son colectivos cuya situación es realmente difícil por el esfuerzo que supone trabajar por cuenta propia. La media de horas de la jornada laboral de estos trabajadores es de 10 horas, un tiempo que supera la duración máxima de una jornada ordinaria, que se sitúa en 40 horas semanales, tal y como establece el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 34. Estos horarios generan elevados niveles de estrés y tensiones. Para evitar estas consecuencias conviene que se contraten los servicios de una asesoría online o física que ayude a llevar las cuentas y papeleos de la firma con el fin de obtener máximas bonificaciones tanto en seguridad como económicas.  

Las compañías que se encargan de estas actividades proporcionan gestión laboral, fiscal y contable. Un asesor informa a sus clientes de las ventajas de las que puede disponer para reducir costes de cualquier tipo y aumentar sus beneficios. Por ejemplo, revisa la situación de los empleados y sus contratos para asegurarse de que estos coticen en la actividad correcta y así no haya errores de cualquier tipo. También aprovecha los diferentes incentivos a la contratación que existen en todo momento para aprovechar un posible ahorro a las cuentas de la empresa.

Por otro lado, un asesor también se encarga de comprar los diferentes productos existentes en el mercado en lo relativo a coberturas de seguros para contratar la póliza más adecuada y económica para los intereses de la firma. Asimismo, revisa, analiza, completa y envía el impuesto de sociedades y las cuentas anuales, además de gestionar todos los documentos y facturas, tanto recibidas como emitidas. Muchos autónomos y empresarios tienen gastos que pueden desgravarse en la presentación de sus impuestos trimestrales, pero no todos son factibles para dicho hecho. La asesoría sería la encargada de dar el visto bueno a aquellos que pudiesen descontarse y aquellos que no, para evitar potenciales problemas con Hacienda y asegurar el pago ajustado y reducido de impuestos. Una asesoría planifica cómo y cuándo se realizarán los pagos para que las cuentas de la empresa estén siempre en perfecto estado y nunca descubiertas.

Existen algunas asesorías que brindan todos estos servicios proporcionando la máxima comodidad a sus clientes. Estas son aquellas que ofrecen sus prestaciones de forma online, es decir, a través de Internet. Los usuarios que desean formar parte de esta experiencia contactan con su asesor a través de la página web de la empresa contratada y llevan las gestiones de su empresa por emails. Otra de las opciones disponible es la posibilidad de descargarse una aplicación para móviles desde la que se puedan hacer todos los trámites y procesos necesarios. Asimismo, en caso de tener cualquier problema con los asesores o querer consultar alguna duda, también existen teléfonos de atención al cliente a través de los cuales se puede establecer contacto con los profesionales de la asesoría.

En resumen, se trata de una forma asequible económicamente y bastante fácil de usar para evitar sobrecostes y poder ahorrar.

Publicidad