Publicidad

Alquilar una plaza de garaje

Aunque se puede extender a todos los ámbitos geográficos, es en las grandes ciudades donde realmente el problema del aparcamiento parece más peliagudo generalmente. La decisión de alquilar (o comprar) una plaza de garaje tiene más miga de la que parece ya que comporta un gasto que debemos calibrar, así como la toma de unas decisiones que nos lleven a rentar la plaza que realmente sea adecuada para nuestro interés.

Lo anterior no es ninguna tontería. El gasto que supone el alquiler de una plaza de garaje al año no siempre responde a una necesidad bien cubierta por lo que hay que repasar algunas cuestiones fundamentales antes de proceder a la contratación de este servicio.

parking

 

Dónde está la plaza y dónde la necesitamos realmente

Este es una de esas luchas internas que a veces se dan. La búsqueda de la plaza adecuada, sobre todo en espacios saturados donde resulta complejo encontrar plazas en alquiler libres, nos lleva a veces a la toma de decisiones poco meditadas.

Realmente alquilamos una plaza de garaje porque lo necesitamos, y, esta necesidad se debe traducir a la vez en la mejor de las prestaciones, por lo que la ubicación y su cercanía con nuestro lugar de residencia o lugar de trabajo (en función de la necesidad) es un elemento básico, más importante incluso en algunos casos que una ligera diferencia de precio.

Precios y necesidades

Los precios del alquiler de plazas de garaje varían de manera sustancial de universidades a otros en nuestro país. A pesar de que, en línea con todos los productos inmobiliarios, también se ha reducido el precio en las plazas de garaje, esta reducción es menor proporcionalmente a la que por ejemplo presentar las viviendas en lo que a venta se refiere, y mucho menor en general en lo que al reajuste de alquiler se refiere.

Por tanto, teniendo en cuenta los espacios de saturación de demanda y oferta escasa, que es cuando más necesaria se hacen las plazas de alquiler, estas no van a resultar precisamente baratas y van a constituir un gasto importante para el usuario.

Compro o alquilo

Es un debate muy similar en el fondo para la vivienda aunque con matices importantes. El usuario debe realizar un estudio profundo de los costes que le supone el alquiler de la plaza o el desembolso en la amortización que supondría su compra, e incluso, llegando más lejos aún, aportar un tercer dato en relación a lo que le costaría no utilizar plaza de garaje.

No hay ningún otro camino factible para detectar si realmente nos sale más rentable a medio y largo plazo la compra o alquiler. Probablemente si la plaza de garaje está vinculada más a la propia vivienda, la tendencia se inclina hacia la compra, mientras que si se vincula más al lugar de trabajo puede inclinarse en dirección al alquiler, sin embargo no son tendencias definitivas en absoluto.

 

imagen jarmolouk pixabay.com

Publicidad