Publicidad
Publicidad
Publicidad

La banca nacionalizada de España vuelta a sus tierras y nada de ladrillo

La banca nacionalizada de España como si fuera de esas personas que tienen una enfermedad respiratoria a la que el médico le indica retirarse a algún sitio con aires mejores ya que la ciudad no es lo mejor para su salud y además mantenerse lejos de ciertos alimentos………Más o menos esta podría ser la receta de Bruselas para con la banca española que deba pasar por el rescate y naciolización.

Así es que la Comisión Europea dió por aprobado los planes de reestructuración que presentaron las cuatro entidades españolas nacionalizadas y así comenzar a recibir el primer tramo de ayudas del rescate a la banca que asciende a 37.000 millones de euros por el rescate de la banca española. Será un duro golpe para estas entidades que en ciertos aspectos se verán reducidas volviendo al tamaño de algunos años atrás, siendo además tal vez de las mayores reconversiones del sector tomando el inicio de la era del euro para las cajas de ahorro.

También acaba con gran parte del peso de las cajas de ahorros que hasta cierto momento ejercían el control del 50% del mercado hoy se verá retraído en mucho ese procentaje que fue creciendo desde 1998 en el Gobierno de Felipe González que les abrió las puertas de par en par dentro de España para que estas salgan a recorrer fuera de sus regiones las demás regiones de España y a instalarse con oficinas que hoy han debido ir cerrando.

Si bien no fueran tantas las que decidieron expandirse si lo hicieron con el boom del ladrillo y antes de la burbúja inmobiliaria cuando si fue una verdadera expansión de aperturas de oficinas bancarias hasta un 50% y también de pleno empleo en el sector. Pero todo tiene su fin y 12 entidades ya no serán lo que eran, son 7 siete cajas integradas en Bankia, las 2 cajas que se fusionaron con Novagalicia y las 3 cajas que se integraron a Catalunya Banc.

Bruselas sacó su látigo más largo y punzante para dictar las fuertes medidas de reestructuración, que alcanza el 60% del tamaño para las entidades nacionalizadas, y consecuentemente el cierre del 50% de las oficinas de estas y lo peor será el despido de a miles de empleados, solo contando los 6.000 despidos en Bankia, suena a que la banca puede medir por si sola su tasa de paro.

Un claro ejemplo es Bankia a cambio de recibir 17.9690 millones de euros deberá volver a su ámbito geográfico y tampoco podrá invertir en actividades de promoción inmobiliaria. Por lo que se las deberá arreglar sin esta parte de negocio.

Por el lado de Novagalicia y Catalunya Banc, también cada una para su ámbito geográfico y correrán desde ahora una carrera contra un plazo que vence en 5 años es el tiempo que tienen para “casarse” es decir encontrar comprador y si no deberán cerrar así ni más. Mientras que Banco de Valencia, la antigua filial de Bankia, además de haber sido nacionalizado, se ha salvado casi sobre la hora ya que por 1 euro lo adquirió CaixaBank.

Según Almunia apoya estas medidas debido a “que estas entidades han demostrado que no saben operar con eficiencia en actividades de riesgo” en cuanto a cero ladrillo. El que deban volverse a sus tierrasse debe a que “la experiencia muestra que la entidades que se quedaron en su territorio disponían del conocimiento necesario para hacer una gestión de riesgos adecuada”. Por lo que por ahora los ideales en cuanto a la política comunitaria de libertad de circulación y establecimiento para las entidades, la integración del sector financiero y el fomentar la competencia transfronteriza queda volver a intentarlo.

Uno de los beneficios podría ser que los bancos no se vean más amenazados ante las cajas que venían tomando en sus territorios parte de la cuota de negocio de bancos locales.

Imagen: Adicae

Publicidad