Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ibercaja Liberbank, un matrimonio que no llegó a ser

Como si fuera el malo de la telenovela que se entremete entre los dos protagonistas las pruebas de estrés de Oliver Wyman, son el impedimento para que después de coquetear y hasta el de ponerle fecha a la fusión-matrimonio-, entre Ibercaja y Liberbank no se de. Esta era una de las dudas que ponían los analistas respecto a las consecuencias que podría traer los resultados del último test de estrés.

Así es que la noticia corrió como reguero al conocerse que Ibercaja rompía su fusión con Liberbank, haciendo oficial el rumor de corto recorrido entre los resultados de las pruebas de estrés y la concreción, Ibercaja no se fusionará con Liberbank. No es que no hubiera potenciales señales tras las pruebas de estrés de la consultora Oliver Wyman, ya que el que supiera leer los resultados o escuchar a los analistas existía la potencialidad de esto tras el alto déficit de capital para el grupo resultante.

Puede que sea la primera o la única de las fusiones sin llegar a ser entre entidades. No es lo que precisa el sectro de la banca que en vez de integración empiecen a verse desistegraciones como la del grupo de cajas de ahorros entre Liberbank, Caja3 e Ibercaja.

Según los resultados que arroja Oliver Wyman y por la que se cae la fusión, ya que de haberse dado, la entidad resultante tendría unas necesidades por 2.108 millones de euros y las cuentas no dan por lo que para qué seguir avanzando cuando se forzaría a una convivencia en que las necesidades son mayores que las virtudes de la fusión.

Si bien por el lado de, Ibercaja indicaba que precisaría dinero pero unos 226 millones de euros, lo que si fuera así podría asumirse, claro que esto es en solitario pero esa cifra se multiplica al verse la entidad resultante.

En el desglose de la no fusión se corren del escenario Liberbank, e Ibercaja. Solo restaría ver si creen en el matrimonio es decir la fusión Caja3 con Ibercaja que sería a menor escala salvo que se sume alguna entidad nueva. Por lo pronto el consejo de Ibercaja hacia oficial a la CNMV que no aprobaría que se llevara a cabo una segregación de sus activos y pasivos en favor de Libercaja Banco, en el proceso de fusión con Liberbank y Caja3.

La principal causa de esta ruptura son las diferencias entre las necesidades de capital que arrojaron los resultados de Oliver Wyman y que se desglosa así.

-Ibercaja, unas necesidades por 226 millones de euros
-Caja3, unas necesidades por 779 millones de euros
-Liberbank, unas necesidades por 1.198 millones de euros

Las entidades se han estado fusionando por conveniencia más que por negocios, tal vez si no existiera la actual coyuntura muchas de ellas hubieran eelgido otros compañeros de viaje o seguirían solas, pero como en la vida a algunos los une la necesidad forzosa más que el amor mutuo y la banca puede dar fe de ello.

Publicidad