Publicidad

Dación en pago retroactiva y varios pasos atrás para la banca

Se empieza a hablar de la propuesta de iniciativa para aplicar una “dación en pago retroactiva”, y lo que puede ser una esperanza para cientos de miles de desahuciados españoles y extranjeros pero lo que puede ser bueno para estos puede ser malo si se aprobara la dación en pago según algunos expertos del sector a propuesta de la ILP, como efecto negativo desestabilizador en el sector financiero español.

A día de hoy y a nivel nacional España registra más de 250.000 viviendas que a valor de mercado está por debajo del crédito hipotecario del que se ligan, por lo que si efectivamente avanzara y se aprobara dicha propuesta, se desataría una ola de entrega por parte de hipotecados de sus llaves de las viviendas bajo hipotecas a sus bancos.

No solo esto, el sector financiero como esos juegos de tablero cuando sale una ficha mala o se tiran los dados en el que deben retroceder algunos casilleros, a la banca le representaria un salto hacia atrás equivalente a lo meses que le llevó el proceso de saneamientos, ya que al tener que asumir nuevos stocks de viviendas otras vez deberían pasar por un largo proceso de saneamientos con la finalidad de provisionar pérdidas generadas por la cancelación de las neuvas hipotecas de aprobarse esta dación de pago retroactiva.

Si bien todos estamos a favor de frenar los desahucios y quién no tiene acaso un amigo, pariente o compañero de trabajo que sufra del desahucio……… pero también hay que considerar que no es fácil el camino hoy se plantea un alquiler social para estos.

Así es lo que trata el proyecto de ley del Gobierno, que busca pero que se dirija solo al conjunto de familias que registren un nivel de ingresos de los más bajos. Lo próximo será lo que suceda en el Congreso en dónde se debatirá la mencionada propuesta legislativa.

La Iniciativa Legislativa Popular contra los desahucios, tiene la significancia para la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de que el Congreso de los Diputados por fin escuchara la iniciativa popular que busca aprobar una ley para limitar los desahucios, además de darle impulso a la entrega de viviendas como cancelación de la hipoteca. Algo que no le cae en gracia para nada a la banca.

Esta Iiciativa Legislativa Popular (ILP), de por si es un sistema al que se entiende como “de democracia participativa”, como lo establece el Artículo 83 de la Constitución, el mismo le da paso a que un colectivo de simples impulse y logre recoger firmas cuyo finalidad sea elevar al Congreso de los Diputados que trate y apruebe una nueva legislación.

Sin especificar el tipo de iniciativa, precisa de recoger unas 500.000 firmas, sobradamente por la ILP aprobada, fueron unas 1.402.854 firmas. La ILP propone una serie de modificaciones sobre la actual normativa hipotecaria y que estas permitan aliviar a un colectivo de miles de hipotecados que por la crisis y el paro ya no logran pagar ni en tiempo ni en forma la cuota de la hipoteca, pasando a ser desahuciados.

Por lo que, se impulsa modificar la ley de enjuiciamiento civil, permitiendo que se pueda entregar la vivienda al banco cancelando el crédito hipotecario constituyendo la figura de la dación en pago de la vivienda. Otro de los objetivos es el freno de los deshaucios de aquellas familias que no pagaron su hipoteca, bajo condición que sea la vivienda habitual y el motivo de no pago de la hipoteca se deba al paro o cualquier otro motivo.

La condición que se pone es que, la familia no sea desahuciada y siga en dicha vivienda aunque a cambio de un alquiler no deberá superar el 30% de ingresos mensuales de la unidad familiar. Un paso adelante fue que Partido Popular(PP), decidió escuchar -posee mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados-, y hasta pasar a trámite la ILP.

Ahora quedó en poder de la Mesa del Congreso, bajo control del PP, ya que es el órgano para pasar la iniciativa legislativa al Parlamento. También de una forma el PP separa esta ILP de la ley antidesahucios, aunque sea por una similar finalidad. Toda una esperanza para la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAF),y desahuciados.

Publicidad