Publicidad
Publicidad
Publicidad

Vehículos eléctricos

coches-electricos

Para sorpresa de muchos  o no, la provincia de Alicante a nivel europeo es el territorio que registra una mayor aptitud para implantar un gran parque de vehículos que funcionen por energía eléctrica, este tipo de implementación por ahora sólo se encuentra en Israel y Dinamarca, así lo señala el estudio en la Estrategia Territorial de la Comunitat Valenciana e impulsado por la Generalitat.

En el apartado de “Puesta en Valor de las potencialidades energéticas del territorio”, es donde se da a conocer lo antes dicho. Este tipo de iniciativa aportaría a la creación de empleo, ayudaría a ahorrar gases de efecto invernadero, además de significarle un mejoramiento en la imagen de Alicante en cuanto a elevar su estatus de provincia moderna y tecnológica y a favor del medioambiente.

Alicante se apoya en esta posibilidad en su alto potencial de energía eléctrica renovable, el que es capaz de satisfacer el incremento de demanda que significaría este tipo de vehículos. Alicante actualmente tiene 35 plantas fotovoltaicas aprobadas y otras 35 en tramitación.

Se estima que para 2030, cuyo escenario está marcado en las previsiones de la Estrategia, el potencial de Alicante le permitiría lograr el 30% de producción energética a partir de fuentes renovables, a la vez posibilitaría reducir el 30% de la emisión de gases de efecto invernadero.

Si bien una contra de este tipo de vehículos ecológicos es que presentan una autonomía limitada cercana a los 100 kilómetros, es por ello que se requiere de una red de puntos de recarga para su abastecimiento. A partir de proyecciones hechas, es estima que una red en Alicante estaría formada de 5.000 estaciones de recarga estando ubicadas cerca de grandes aparcamientos, zonas de servicios y centros comerciales.

Es por todo esto que, al tener un recorrido limitado, el modelo ha implantarse sería sobre áreas urbanas densas. Es así que Alicante junto con Madrid, Guipúzcoa y Vizcaya, son las únicas provincias españolas en que su densidad de población supera los 300 habitantes por kilómetro cuadrado.

Una de los principales requisitos es que deben ser ciudades de tamaño medio y con zonas industriales repartidas por el territorio y de una movilidad de corta distancia. Características que reúnen las ciudades alicantinas, registrando una media de 15 minutos. Además de que en el interior de cada comarca se desarrollan más del 90% de los empleos, mostrando un modelo de corto recorrido e ideal para implantar vehículos eléctricos.

Publicidad