Publicidad

Tener una casa en la playa, un sueño asequible

Puede que alguno diga que no, para gustos los colores, sin embargo, entrado ya el verano, esa ensoñación de poseer una segunda vivienda al borde del mar está presente en muchas personas. Se ha tratado siempre de la aspiración de muchas economías familiares, pero, no ha sido fácil de materializar por los costes de la vivienda fundamentalmente. Hoy en día probablemente, con la enorme reducción del precio de la vivienda, sea el momento en el que este tipo de inmuebles se encuentran más asequibles.

Y es que la bajada del precio de las viviendas en la costa no ha sido en absoluto proporcional al resto del descenso de la vivienda en otros ámbitos geográficos. De esta forma, mientras que los precios de la vivienda en general se han reducido en España alrededor del 30% desde que se recrudeciera la crisis, en la costa este descenso crece hasta una media del 40%, llegando a alcanzar hasta el 48,8% en promociones concretas.

Tener una casa en la playa, un sueño asequible

 Las zonas en las que se pueden encontrar los mayores chollos son la costa de la Luz y el litoral mediterráneo, donde abundan las viviendas de entre 50.000 y 70.000 euros situadas muy próximas al mar, y donde también se pueden encontrar auténticas gangas por apenas 30.000 euros, aunque eso sí, algo más alejadas de la playa.

 La explicación a estos descuentos se basa en la enorme cantidad de viviendas vacías existente. En concreto, en las 22 provincias de costa hay un stock inmobiliario de 414.210 unidades, lo que supone el 64,7% del total de España. Esta circunstancia obliga a los propietarios, principalmente bancos pero también promotoras aunque en menor medida, a ajustar al máximo los precios.

¿Pero hasta cuándo durarán estas rebajas? Los expertos no se ponen de acuerdo.

 Mientras que algunos sostienen que el momento actual ya toca a su fin, y ponen como ejemplo a Canarias, donde el pasado mes de febrero se incrementó en un 5% la tasa interanual de transacciones inmobiliarias, otros aseguran que los precios aún podrían continuar cayendo, y argumentan a su favor que los inversores extranjeros todavía no se han lanzado a apostar decididamente por las viviendas de la costa, señal inequívoca de que esperan un momento aún más propicio.

imagen coligado pixabay.com

Publicidad