Publicidad
Publicidad
Publicidad

Reyal Urbis ¿la segunda mayor quiebra de la historia española?

Reyal Urbis, la conocida inmobiliaria se ha declarado en preconcurso por unos 3.556 millones de deuda registrada y el reloj le corre ya que solo por delante le queda 4 meses si no quiere entrar en la historia oscura española de quiebras, ya que si en efecto cae, será la segunda mayor quiebra de la historia en España. El sector del ladrillo está suficientemente golpeado y no es nuevo que golpee la firmas inmobiliarias y constructoras, pero es noticia que una firma de renombre como Reyal Urbis deba declararse en preconcurso por más de 3.500 millones de deuda. Y solo 4 meses es lo que le queda para llevar adelante una negociación de lograr un convenio con la banca que es la parte acreedora.

Si los libros de historia de quiebras tienen un capitulo reservado para Reyal Urbis, y que quede como el segundo mayor concurso en la historia de España detras de Martinsa Fadesa, se sabrá en 4 meses. Mientras que su consejo de administración debía celebrar una reunión con el objetivo de solicitar el artículo 5.bis para la inmobiliaria, para poder declararse bajo preconcurso, una vez esto el proceso hace que se deba en el plazo dispuesto lograr un acuerdo con sus acreedores para arreglar las formas de pago.

También se establece que en esos 4 meses, los acreedores tienen prohibido presionar por el concurso como tampoco se la puede embargar. Si al final de las negociaciones Reyal Urbis no logra ajustar el sistema de pago, se debería declarar en concurso de acreedores por un monto que supera los 3.500 millones de deuda, si bien para el primer semestre de 2012 registraba deuda de 3.756 millones de euros.

Nadie quiere que Reyal Urbis sea el segundo mayor concurso de acreedores en la historia española, y compartir el podio con el mayor que fue el de Martinsa Fadesa -también una inmobiliaria-que debió declararse en concurso de acreedores en 2008 por un nivel de deuda de 7.000 millones; lo que le tomó hasta 2011 ya que logró salir del concurso.

Las cuentas de Reyal Urbis cayeron definitivamente en 2011, en el ejercicio 2010 logró 713 millones de euros, y en el ejercicio 2011 fue apenas de 243 millones de euros.

¿Rafael Santamaría, el culpable?

Algunos ponen el dedo acusador sobre su presidente Rafael Santamaría, por haber geenrado este nivel de deuda, al haber llevado adelante en 2006 mediante una OPA vía su inmobiliaria Reyal por Urbis, que estaba bajo control de Banesto, cuya operación de integración fue por 3.500 millones de euros. En especial por que un par de años después estalló la burbuja inmobiliaria en el mercado de España y las consecuencias todavía se sufren.

Actualmente el capital de Reyal Urbis quedó bajo control de Rafael Santamaría, mediante su sociedad Inversiones Globales Inveryal controla el 70,2% del grupo.

En la lista de sus principales acreedores, sobresale Hacienda, por esto que es Reyal Urbis ya logró un acuedo con la Agencia Tributaria que le permite aplazar el pago a 2013 por unos 287 millones de euros.

La Banca También Tiene Problemas:

En caso que Reyal Urbis no lograra un convenio de pago por su deuda con sus acreedores, tendrá que declararse en concurso entre los meses de Enero y Febrero del año que viene. El problema también es para la banca acreedora que debería anotarse altas provisiones en el ejercicio 2013.

Dentro de sus cuentas del ejercicio 2011, comunicaba que en 2008 había suscrito un contrato de novación sobre ciertos contratos de financiación por 3.357 millones de euros, para nuevas condiciones al pago de su deuda que venía de 2006 para poder adquirir Urbis, cuyo vencimiento es en 2015. Mientras que Banco Santander se trata de la entidad agente de del préstamo sindicado. Para 2010 Reyal Urbis debió otra vez salir a refinanciar su deuda para extender el vencimiento a 2016, para 2013 debería comenzar con las amortizaciones, además de incluir la línea de financiación por 35 millones de euros.

Reyal Urbis debió constituir en favor de la banca acreedora lo que se llama “prenda sobre el total de las acciones de todas las sociedades” de las que controla. Por lo que Reyal Urbis debía según lo prometido a la banca registrar unos ratios de negocio previamente fijados.

Durante el mes de Junio de 2011 debió volver a iniciar un proceso de refinanciación de su deuda. Mientras que en el ejercicio 2011 el coste financiero de los créditos fue de 100,4 millones de euros.

Publicidad