Publicidad

Relojes suizos vs relojes Apple, ¿cuál prefieres?

Ahora que cada día tenemos un nuevo juguete tecnológico, es difícil acordarse de otros objetos pasados que ya no se usan. O eso creemos. Hay algunos que han conseguido ganar la batalla (al menos de momento) a las grandes empresas y a los productos último modelo. Por ejemplo, es cierto que la venta de libros ha caído, por la comodidad de los e-books, pero estos no se dejan de leer. Aún hay mucha gente que no lee “igual” con un libro entre sus manos, que con un aparato que pasa las páginas solo.

Otro de los objetos que también ha vencido en este sentido es el del sector del reloj. Este pequeño aparato que va cada día en la muñeca de un gran porcentaje de la población mundial, aún tienen fuertes volúmenes de producción, y altos beneficios. La industria relojera está cada día al pie del cañón para saber cuánto antes cómo será el lanzamiento del próximo reloj Apple previsto para 2015.

reloj suizo

 

El impacto puede ser muy negativo, pero tienen que estar preparados. A pesar de esto, la industria relojera es de gran profundidad, pero la empresa Apple se ha dado a conocer muy rápidamente y sus relojes inteligentes no dejarán indiferente a nadie. Pero aún así, la industria relojera tiene unas cifras que impresionan, y que Apple no podría superar aunque quisiera. 

1. La industria relojera mundial está dominada por unos pocos países, principalmente Suiza y China

1.200.000.000 relojes se producen anualmente, según la Federación de las estimaciones de la Industria Relojera Suiza. China es el mayor productor de relojes del mundo en términos de volumen de la unidad, pero el 99% son de bajo coste, es decir relojes de cuarzo. En el segmento de lujo, Suiza tiene prácticamente un monopolio. Alrededor del 95% de esa producción se exporta. Hong Kong también juega un papel importante incluyendo a China continental.

2. La industria relojera suiza, se declaró casi “muerta” en 1970, finalmente, hizo una gran remontada

Todo se enfocó a una gama alta de relojes suizos al mismo tiempo que la demanda mundial de bienes de lujo comenzó a aumentar a mediados de los años 1990. Mientras que las exportaciones cayeron durante la recesión más reciente, este siguió en auge. Los relojes caros y mecánicos están creciendo en popularidad, pero las empresas suizas todavía hacen un montón de relojes a base de cuarzo. Esto mantiene a la industria diversificada,  con marca “made in Switzerland”.

3. China gran consumidor

A medida que China creció como un mercado de lujo, el valor de las exportaciones de relojes suizos a China aumentó de 16,8 millones de francos suizos en 2000 a 1.6 mil millones en 2012. Los turistas chinos en el año 2012 llegaron a un 37% de las compras en sus viajes al extranjero. Actualmente las exportaciones suizas a China se han reducido en parte por las medidas contra la corrupción, las restricciones a la publicidad y el menor crecimiento económico en China.

4. Integración vertical

Grupo Swatch (marcas incluyen Swatch, Omega, Harry Winston, y Tissot), Richemont (Montblanc, Piaget, Cartier, Alfred Dunhill), LVMH (Tag Heuer, Hublot, Zenith), y Rolex (Rolex y Tudor). Estas empresas abarcan todos los tipos de reloj , con la fabricación, distribución y venta. 

5. Un reloj sólo se considera “Swiss made” en condiciones muy específicas

El reloj debe ser inspeccionado en Suiza, con componentes suizos en al menos el 50% de su valor. Una reciente modificación requiere que al menos el 60% de los costes de fabricación del producto deben haber sido generados en Suiza y la actividad debe tener lugar en Suiza.

La industria relojera no va a sufrir un gran batacazo con la llegada de este nuevo tipo de relojes. Básicamente la diferencia es llevar en la muñeca un ordenador, que para nada tiene que ver con lo tradicional de llevar un reloj y con lo asociado a la elegancia y a los valores que este elemento suma a su portador. La era de los relojes aún tiene para muchos años.

Publicidad