Publicidad

¿Queremos un euro fuerte?

En estos días no deja de leerse en todas partes sobre la debilidad del dólar, y la inminente congelación de los Estados Unidos. Estos "rumores" que más que rumores son cosas futuras ciertas, hacen que los inversores lleven sus apuestas a instrumentos y monedas algo más seguras o menos riesgosas que las norteamericanas. Por eso es que vemos como sube la onza de oro, plata y cobre, tocando máximos históricos cada semana. Y aquí no faltará el que se pregunte, ¿qué tiene que ver conmigo? o mejor dicho ¿en qué afecta todo esto a Europa, o más precisamente, a España? y peor aún, a veces leo comentarios como ¿no es un tema que debe importarle únicamente a los inversionistas o a las empresas que exportan o tienen negocios en el exterior? A todas estas preguntas, que no son simples como parecen, habría que responderles que sí, siempre está relacionado con uno lo que suceda en otros países, y más que nada en Estados Unidos. El sistema monetario es como una balanza, cuando una moneda o activo referente cae, otros tienden a subir para compensar. En este sentido, cuando decimos que el dólar está en un período de debilidad, quiere decir que, claramente, el euro está en un momento de fortaleza y vigor, y esto puede o no ser bueno. Desde un prinicpio simple, con un euro fuerte el país puede importar a un precio más bajo y esto a la larga puede tener un efecto positivo en la inflación. Lo cual es bueno, aunque tampoco debemos temerle a la inflación, no es un mal (muchas veces), sino un síntoma de crecimiento. Digo que es bueno, porque habiendo un mejor control de la inflación, o de los precios, se puede ver una recuperación del poder adquisitivo. Todos pensamos que con importaciones baratas los precios al consumidor deberían bajar, pero esto no ocurre siempre, y aquí algunos casos: Aerolíneas Este sector es el primero que sufre consecuencias con el impacto del tipo de cambio Las vendedoras de la línea aérea muestran que los precios de sus boletos sí varían según el tipo de cambio, sobre todo en los vuelos internacionales. El problema para ellos es que el sistema no se ajusta a los cambios en el valor del dólar/euro sino que los costos se ajustan según el tipo de cambio. Empresas de Electrónicos La gran mayoría de los vendedores de este tipo de productos, afirman que los cambios en el dólar no están afectando a sus precios de compra, dado que muchos productos provienen de proveedores usureros, y en consecuencia, deberán trasladar los costos a sus clientes. Inversiones Este es el sector que todos los días se ve afectado por los cambios en el mercado de divisas. ¿Comprar dólares o no? ¿Ahorro en euros, en oro u otro metal? La respuesta es simple, todo depende de para qué se lo quiera al dinero. Una vez que sepamos para qué vamos a utilizarlo, ahí podremos empezar a pensar en qué moneda o activo ahorrar. Pero lamentablemente, para España el aumento del precio de Euro no es tan bueno como a veces pensamos, dado que genera la pérdida de competitividad en sus exportaciones, y mantiene costos, porque muchos productos son importados desde países de la zona euro, por lo cual no ve diferencia en ello. A esto agreguémosle la gran pérdida de ingresantes turísticos que provengan fuera de la eurozona, una baja terrible para el pilar de la economía española. Imagen: Flickr
Publicidad