Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Por qué los Gurús de las finanzas no se ponen de acuerdo sobre la frugalidad?

Entre los máximos gurús de las finanzas internacionales existen por supuesto muchas diferencias, pero hay pocas que agrupen de manera tan definida dos maneras de entender el ahorro, es el debate Frugal vs Cheap, que sin embargo no hay que interpretar literalmente como quienes defienden lo frugal frente a quienes defienden lo barato, sino más bien en un debate intenso en donde se fija la frontera entre el ahorro y la racanería.

Obviamente, y dado lo peyorativo de sentirse un tacaño o un rácano, ninguno de esos gurús que participan en el debate asumirían dicha figura, sin embargo las fronteras que decíamos, esas líneas muy delgadas basadas en la manera de entender el ahorro ya vienen a definir ambas posturas, e incluso, a nada que nos esforcemos, pueden acabar definiéndolos también al conjunto de los ciudadanos.

ahorros

Veamos cómo reaccionan ambos ante una misma acción

A la hora de comprar

  • Generalmente el ahorrador valora el coste de las cosas. Sus decisiones suelen ser meditadas y obviamente en ellas influye el precio, sin embargo, no es necesariamente lo prioritario para comprar o contratar.
  • En el otro extremo está quien se deja guiar de manera decidida por el precio, supedita de hecho otros valores al coste, y se moviliza alrededor de las ofertas y los precios bajos incluso independientemente de los motivos.

A la hora de negociar

  • El ahorrador puede resultar duro en la negociación, sin embargo suele trabajar sobre planes prefijados, sabe lo que quiere obtener y procura que sea razonable. Obviamente busca lo mejor para sus intereses, pero tiene una visión como mínimo a medio plazo de sus acciones en cualquier negociación económica.
  • Quien se deja dominar por el precio, ataca lo inmediato, necesita y en muchos casos vive de las oportunidades del momento y por tanto las valora, en muchas ocasiones dejándose incluso criar más por intuiciones que por informaciones contrastadas, su beneficio viene dado por su capacidad de obtener muy buenos precios lejos de cualquier precio de mercado.

A la hora de invertir

  • Al ahorrador le cuesta poner en riesgo su dinero, sin embargo es capaz de asumir que una parte de su capital pueda tomar determinados riesgos en busca de mayores rentabilidades, inversores acostumbrados a la apuesta por la caída libre hay muy pocos, la inversión es mucho más práctica que cuando se tiene la seguridad de que ocurra lo que ocurra podremos seguir adelante en buenas condiciones.
  • Sin embargo quien valora el precio, valora las acciones a muy corto plazo como veíamos anteriormente, puede llegar a asumir riesgos aunque no le gusta que su dinero se mueva en exceso, y por tanto es más partidario en todo caso de productos muy conservadores e incluso ultraconservadores, y sólo en casos excepcionales donde lo vea muy claro puede llegar a mover cantidades importantes, sus apuestas pueden llegar a ser superiores a las del otro grupo. No pensemos que esto es un invento, existen grandes nombres de la inversión que pueden responder perfectamente a este perfil.

El resumen

Se trata probablemente de uno de esos debates irresolubles, vemos muy complicado que se puedan establecer unas fronteras claras entre la frugalidad y el comprador barato, entre el ahorrador y el tacaño, ya que la percepción del valor del dinero y de la manera de emplearlo no es un tema sencillo para poner de acuerdo a las personas.

Publicidad