Publicidad
Publicidad
Publicidad

Origen del dólar

dollar

El dólar existe desde antes de que Estados Unidos se independizase. De hecho, no era la única moneda que se usaba, también estaba en la colonia de Nueva York, el Dólar León.

El dólar empezó a separarse de las demás monedas mediante una resolución del 8 de agosto de 1786. Así, fue declarada la unidad básica de cuenta de Estados Unidos en un acto de 1792. Allí también se declaró que un dólar serían entre 371 y 416 gramos de plata y un “águila” (10 dólares) entre 247 y 270 gramos de oro.

Por su parte, la idea de poner rostros de presidentes en los billetes, fue de George Washington.

Patrón oro

Sabiendo que unos trozos de papel no tienen un valor intrínseco, y que los peligros de la inflación son conocidos, el gobierno puso eventualmente al dólar en lo que se conoce como patrón oro estándar. En 1900, se reglamentó vía ley con el objetivo de respaldar cada dólar en circulación. Así, se aseguraban de que no se produzcan dólares a menos que éstos tuviesen el oro suficiente para respaldarlos.

Si bien prevenía la inflación, el patrón oro tuvo que suspenderse varias veces: en la Primera Guerra Mundial, donde ocurrió un egreso de oro macizo hasta que la bolsa cerró en 1914, y en la crisis del ’29, los especuladores empezaron a demandar oro a cambio de sus dólares, mientras que la Reserva Federal aumentó los intereses para protegerlo.

Finalmente en 1933, Franklin D. Roosvelt revocó el oro como moneda universal para los créditos. Sin embargo, esto era temporario, fue sólo el creciente caos de la crisis que dejó la restauración del oro estándar en un segundo plano político.

Patrón fiduciario

Los dólares que se usan hoy en día no dependen del oro ni de cualquier metal precioso. Esto es conocido como moneda fiduciaria, es decir, el valor del dólar es sólo lo que colectivamente nos atribuyen a él.

Este patrón comenzó en 1963, cuando la frase “pagaderos al portador en la demanda” quedó impreso en los nuevos billetes de la Reserva Federal. Sin embargo, los que tenían billetes anteriores a dicho año todavía podían cambiarlos por oro hasta 1968.

Resumiendo, la suma aproximada fue de 829 billones de dólares en circulación alrededor del mundo en 2007, los cuales se pueden canjear por un precio nulo. El valor del dólar empieza y termina en el papel en el que es impreso.

Más allá de todo lo dicho anteriormente, el dólar, que en teoría es respaldado sólo por la fe y el crédito del gobierno de los Estados Unidos, es todavía una referencia en cuanto a la salud de la economía mundial.

Si la fe en el dólar va a soportar el gasto de una deuda sin precedentes y una economía mundial inestable, entonces ¡bendito sea el dólar!

Fuente: Mint

Publicidad