Publicidad
Publicidad
Publicidad

Nuevas caras en el Gobierno y viejas disputas

zapatero-sebastian.jpg

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha querido mostrar su determinación para que España no acuse en exceso la desaceleración económica de la que él mismo habla y para la que ya cuenta con un plan de 10.000 millones de euros. Al margen de esta medida, que será aprobada el próximo viernes, el nuevo Ejecutivo se ha reforzado desde el punto de vista económico con las incorporaciones de Miguel Sebastián como ministro de Industria, Comercio y Turismo, y de Cristina Garmendia como titular de la recién creada cartera de Innovación. Sin embargo, el nombramiento de Sebastián no ha tardado en levantar las primeras discrepancias.

La emergente figura del exdirector de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno y candidato socialista a la Alcaldía de Madrid ha obligado a Pedro Solbes a reafirmar su figura en el ejecutivo. El ministro de Economía afirmó desde Washington, donde se estuvo el fin de semana con motivo de la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que “el presidente del gobierno soy yo” al tiempo que marco parte de su territorio: “me corresponde tomar las decisiones de política económica, a mí me corresponde firmar los proyectos de ley y a mí me corresponde tomar las grandes decisiones de política económica. Es lo que he estado haciendo durante cuatro años y es lo que seguiré haciendo como en el pasado”.

Solbes reconoció sus discrepancias en el pasado con Sebastián, aunque comentó que se trata de algo normal que se produce en el seno de cualquier Gobierno. Ahora desde Moncloa se están apresurando a definir concretamente las áreas de trabajo de cada uno ara evitar futuros choques. El vicepresidente parece tenerlo claro porque “el papel cono asesor de la Oficina Económica no tiene nada que ver con la clara definición de funciones de Industria”. En cualquier caso, parece que energía ha sido el área que mayores quebraderos de cabeza ha dado en la delimitación de funciones, aunque el vicepresidente ha asegurado que él nunca pidió competencias en esta área. “Bastantes cosas tengo que hacer como para meterme también en los temas de energía, que requieren una cantidad de tiempo y un esfuerzo excepcional”, precisó.

El nuevo ejecutivo también deberá definir las tareas del recién creado Ministerio de Ciencia e Innovación, que, entre otras, tomará parte de las competencias en el ámbito de las universidades que hasta ahora recaían sobre Educación.

Publicidad
Comments are closed.