Publicidad
Publicidad
Publicidad

Menos divorcios por la crisis

La actual crisis está frenando las rupturas de pareja, tal vez sea una segunda oportunidad y replantearse la decisión. En 2008 se redujeron un 12,5% los divorcios y un 24,4% las separaciones.

Mientras que el divorcio de mutuo acuerdo se resuelve en sólo 3 meses, disolver una hipoteca es más difícil. En estos tiempos los hijos, parientes o amigos no pueden cancelar la hipoteca y es lo que por ahora, logra mantener el matrimonio bajo el mismo techo.

El INE ha aportado datos sobre nulidades, separaciones y divorcios de 2008 y las disoluciones de matrimonios se redujeron un 13,5% respecto al año anterior. En opinión de los expertos la crisis está frenando los divorcios y las separaciones.

Desde diferentes despachos profesionales notan como desde el pasado año las parejas rotas no tienen otra opción que la de seguir viviendo juntas a partir de la situación económica de la pareja. Muchas de estas parejas pasan de tener una buena vida a tener que ser mileurista.

El Instituto Nacional de Estadística señala que en 2008 se produjeron 8.761 separaciones, un 24,4 % menos que en 2007 y 110.036 divorcios, un 12,5% menos. Por el lado de los divorcios significaron el 92,5 % de las disoluciones matrimoniales.

El descenso registrado en las separaciones según algunos abogados se puede deber al cambio legislativo de 2005 que eliminó la necesidad de ir a la separación para conseguir el divorcio.

Las estadísticas mostradas por el INE señalan que en el 21,4% de los divorcios existió una separación previa, en el año anterior fue de un 26,6%.

Una de las consecuencias de la crisis, es el incremento de modificaciones de efectos de sentencia. Ya que una vez que se produce el divorcio, hay una gran cantidad de personas que se abocaron a pedir la rectificación de las pensiones porque su situación económica empeoró debido a las situaciones catastróficas de las empresas. Este tipo de revisiones, usualmente las tiene que autorizar el juez, fijándose bien en cada situación, ya que se han detectado circunstancias picarescas.

A partir de los datos del INE, el 54% de los matrimonios que se han disuelto en 2008 tiene hijos menores de edad, esta cifra es ligeramente superior al 52% al 2007. El 30,9 % de los matrimonios disueltos tiene un solo hijo. En el 56,9 % de las disoluciones matrimoniales se le asignó una pensión alimenticia, un 55% en 2007. En el 89,9% de los casos el pago de la pensión le correspondió al padre, mientras que en el 4,2% de los casos le correspondió a la madre y en el 5,9% de los casos a ambos cónyuges.

En tanto que la duración media de los matrimonios disueltos en 2008 fue de 15,6 años (19,1 en las separaciones), lo que es un plazo inferior al de muchas hipotecas. Entre los casos que existen, se encuentran parejas que se han ido a convivir en pisos de 500.000 euros y que lo bancos financiaron sin mayor problema, a partir de sueldos conjuntos de 2.000 euros, los que iban a pagar la hipoteca.

Pero ¿Cómo se van a plantear entonces la separación?, ya que la reducción de sueldo o la pérdida del trabajo llega a agravar la situación.

Del total de divorcios, el 63,7% de ellos fue de mutuo acuerdo y el 36,3% fue no consensuado. Ante el impedimento de separarse por las necesidades económicas varias parejas optan por recurrir a terapia de pareja.

Entre los 40 y los 49 años es cuando se produce la mayor cantidad de rupturas. En cuanto a las mujeres, la edad media es de 41,7 años, y en el de los hombres 44,2 años. Estas edades son levemente superiores a las cifras de 2007, 43,8 años de promedio para los hombres y 41,2 para las mujeres.

En 7 de cada 10 casos de divorcio la disolución del matrimonio se resolvió antes de 6 meses, el 71,1%. Un 8,5% de esos casos tardó en resolverse más de un año. Mientras que la duración media de los procesos fue de 5 meses, algo superior a los 4,7 meses registrados en 2007.

En la mayoría de las disoluciones matrimoniales se produjo entre cónyuges de españoles, el 88,2%. En tanto un 7,7% uno de los dos cónyuges era extranjero y un 3,8% de los casos ambos cónyuges eran extranjeros.

En cuanto al sexo, el pasado año 116 parejas homosexuales se divorciaron, 69 fueron las parejas en que ambos cónyuges eran varones y 47 entre ellas eran mujeres.

Por otro lado, los jueces han mantenido la decisión de otorgarles la custodia de los hijos menores a las madres, el 86% respecto al 4% de custodias que fueron concedidas al padre. En el 9,7 % la custodia fue compartida por ambos cónyuges.

Por ciudades, Melilla es la que mayor tasa de disolución matrimonial tuvo, 3,58 rupturas por cada 1.000 habitantes. Seguida por Canarias con una tasa de 3,28 y Cataluña con una tasa de 2,98. Mientras que del otro lado de la tabla, Castilla y León (1,75), Extremadura (1,80) y Castilla-La Mancha (1,83) son las comunidades que registraron disoluciones matrimoniales más bajas.

Publicidad