Publicidad

Mantener las finanzas después de perder el trabajo

Puede que hayamos pasado a formar parte de esa cuarta parte de la población que en estos momentos no tiene trabajo, puede también, que llevemos tanto tiempo parados, que nuestros ahorros empiecen a escasear, y es lógico, que nos preguntemos cómo podemos mantener las finanzas una vez perdido nuestro puesto de trabajo y nos sentimos incapaces de llevar ingresos a casa.

Lo primero es no desesperar, y actuar lo más rápido posible. Es importante ponerse manos a la obra desde el mismo día, en que sabemos que el flujo de ingresos en nuestro hogar va a descender notablemente. Actualmente, y según los últimos datos publicados por la Encuesta de Población Activa del INE, un total de 258.700 hogares españoles tienen a todos sus miembros en paro, de ahí, que no se trate sólo de limitar gastos, sino de aplicar un plan de choque que frene la caída en picado de nuestras finanzas, y mantener en la medida de lo posible, una estabilidad financiera en nuestro hogar.

No tener unos ingresos mensuales fijos genera estrés y nerviosismo. Cómo pagaré la hipoteca, la educación de mis hijos, o como podré llenar la nevera, son algunas de las preguntas que empezarán a quitarnos el sueño. La pérdida del empleo es uno de los hechos más dramáticos en la vida de una persona. Es lógico que al principio tendamos a bloquearnos, pero cuanto antes afrontemos la situación, antes podremos mitigar los efectos de la misma.

¿Qué hacer después de un despido?: Ocho pasos imprescindibles

1. Lo primero, lógicamente, es comenzar la búsqueda activa de otro empleo. No renuncies a ninguna oportunidad laboral y recurre a tu red de contactos si es necesario. Mientras se encuentre en desempleo, dedique tiempo para mejorar su empleabilidad. Por otra parte, situaciones como esta,  pueden ser la oportunidad perfecta, para plantearse un cambio en su modelo de vida, puede que sea el momento para emprender y empezar el camino hacia el autoempleo.

2. Busca ayudas y subsidios que nos ayuden a paliar la disminución de nuestros ingresos. Solicitar el paro o prestación por desempleo o demás subsidios

3. Respecto a la hipoteca, puede que su pago sea lo que más nos preocupe. Más aún sabiendo que su impago puede llevarnos al desahucio, entrando en ese peligroso círculo vicioso que este hecho acarrea.  Por ello, lo primero es acudir a nuestra entidad bancaria para negociar las condiciones de pago de la misma.  Pueden suspender las cuotas mientras dure la situación de desempleo, pactar mensualidades más reducidas alargando el número de años, o encontrar otra solución aunque sea de manera temporal.

4. No recurra al endeudamiento, ni a un préstamo para pagar otro crédito, esta debe ser una solución de excepción, antes hay que buscar formas alternativas.

5. Elabore un plan detallado para reducir gastos. Elimine aquellos que sean superfluos y dedique sus recursos y esfuerzos a cubrir aquellos que son básicos e imprescindibles. Gastos de teléfono, comer fuera de casa, gasolina, son algunas ideas, serás tú, el que en función de tus necesidades determines qué gastos debes mantener y cuales olvidar mientras dure la situación de desempleo.

6. Solicite becas para comedor, universidad y demás  ayudas públicas, especialmente las relativas a la educación de tus hijos.

7. Aplica pautas de ahorro en todos los aspectos de tu vida diaria. Ahorrar energía, agua y también a la hora de realizar la compra. El consumo de marcas blancas, reciclar, así como beneficiarse de las ofertas y promociones que ofrecen los supermercados, es una práctica que hay que empezar a aplicar a nuestras rutinas de consumo.

8. Si tienes en casa artículos que no necesitas o no usas, plantéate su venta en mercados de segunda mano, es una buena ocasión para hacer hueco en casa y sacar un dinero por ello. Actualmente, mucha gente está recurriendo a la venta de oro para poder obtener mayor liquidez y sobrellevar el momento económico que está atravesando. Si quieres saber más sobre cómo debe hacerse, si hay que pagar impuestos sobre el mismo, le recomendamos el siguiente artículo en el que se lo explicamos: ¿Tengo que pagar impuestos por vender mis joyas?.

Publicidad