Publicidad
Publicidad
Publicidad

Los papás ganan más dinero

La llegada de los niños a las familias modifica sin duda muchas cosas e influye en todas las actividades de todos los miembros de la familia. Por supuesto esto no se escapa del ámbito económico y trae consigo algunas cuestiones que pueden llegar a ser sorprendentes; por ejemplo el aumento porcentual de las ganancias en los hombres con hijos, lo que se ha venido a llamar el bonus papá y que parece resulta ser un hecho contrastado.

Lo creamos o no se trata de un factor muy estudiado en los últimos años en el que además, este incremento, este bonus papá se cruza con otro fenómeno que es el del impacto que en las mujeres produce sobre los ingresos la maternidad, que viene a denominarse impuesto mamá, y que obviamente, como su nombre indica, supone una merma de los ingresos directos de la mujer.

Familia

¿Por qué cada vez ha más millonarios pero menos millonarias?, te lo aclaramos en este post

Uno de los últimos estudios profundos sobre el tema se realizó en la City University de Nueva York  arrojando datos muy interesantes. El primero de ellos era determinante, en un estudio promedio los hombres sin hijos ganaban un 40% menos que los hombres con hijos. Esta brecha aumentaba más aún en la franja de edad entre 35 y 49 años, donde, con los datos del año 2010, los hombres sin hijos presentaban una media de ingreso alrededor de los $36,000 anuales mientras que los hombres con hijos promediaban $55,000 anuales.

Realmente este estudio se encuentra en el origen de los dos conceptos citados anteriormente, el bonus papá y el impuesto mamá ya que en ambos casos documentan a través de estudios amplios realizados en Nueva York, unas diferencias sustanciales que son origen de tendencia y no casualidad.

Bonus papáEn el caso de las mamás, la reciente publicación de esta teoría más desarrollada, presentaba también un escenario complejo en el que las mujeres con hijos también acabarían ganando más dinero que las mujeres sin hijos, existiendo un período ventana en el que se les aplicaría el impuesto mama, que vendría a ser el único período en el que las mujeres sin hijos alcanzarían y superarían los ingresos de las madres. en el mismo estudio el año 2010 las mujeres con hijos promediaron un 25% más de ingresos que las mujeres sin hijos, sin embargo, en el periodo específico entre los 35 y los 49 años eran estas últimas, es decir, las mujeres sin hijos las que presentaban mayor rango de ingresos para, superada dicha edad volver a ser rebasadas por las mamás.

Los factores que determinan este hecho son todavía parte de los estudios a futuro a desarrollar, sin embargo, se adelantan ya varios. En el último estudio se encontraba un dato relevante, los hombres con hijos poseían dos factores elevados de diferenciación con los hombres sin hijos; por un lado poseían un mayor nivel de contratos a tiempo completo y por otro lado tenían más acceso a la promoción interna y ocupar cargos de mandos intermedios o directivos. El estudio, desde un punto de vista laboral, enfocaba este hecho presumiendo que los empleadores podrían ver un mayor nivel de responsabilidad y compromiso en un hombre con hijos y responsabilidades familiares a este nivel que el otro sin hijos a quien le podría suponer menor nivel de compromiso… en el plano negativo y aplicado a las mujeres, esto podría indicar que los reclutadores presuponen que una madre con hijos pequeños compatibiliza más sus responsabilidades maternales que el hombre y por tanto su nivel de compromiso tal vez no sea elevado.

Obviamente, todo lo anterior es un estudio promedio. Es decir, encontramos perfectamente representados ambos extremos de la cuestión, y, sobre todo en los países con mayor nivel de facilidad para la conciliación de la vida laboral y familiar, en los que el padre puede tener las mismas responsabilidades y beneficios a ese nivel que la madre, todas estas cuestiones se equilibra, mientras que en el rango contrario, los países con menor incentivo a la conciliación laboral y familiar presentan una mayor distancia entre el impacto del bonus papa y el impuesto mamá.

 

Publicidad