Publicidad

Limitan los bonos a los banqueros

untitled7

La historia que se está comenzando a escribir para que no se repitan los acontecimientos del 2008, no solo trata de controlar el riego de default de los bancos, sino de castigar a los responsables de la mala administración de los mismos y de que los mismos no se llenen los bolsillos a pesar que sus entidades se hunden.

El Parlamento Europeo aprobó hoy un conjunto de nuevas normativas que limitará las bonificaciones a los banqueros y reforzarán los requisitos de capital de los bancos, en un esfuerzo por reducir los riesgos que toman y de aumentar la disponibilidad de fondos para la economía real.

La semana pasada se había llegado a un acuerdo para su aprobación por los negociadores parlamentarios y los representantes de los países de la Unión Europea. Las normas que regularán las primas, aprobadas por 620 votos a favor, 27 en contra y 35 abstenciones, tendrán que recibir la aprobación formal del Consejo y se aplicarán a partir de enero de 2011.

El texto acordado establece que sólo un 30% de las primas podrán pagarse en efectivo y en caso de las más elevadas el límite será del 20% y tendrán que ser definidas por las instituciones financieras. Entre un 40% y un 60% de la prima se aplazará al menos tres años y los bancos podrán recuperarla si las inversiones no logran los resultados esperados. Además, al menos la mitad de la prima tendrá que abonarse como acciones y “capital contingente”, es decir, dinero a disposición del banco en caso de dificultades.

Las bonificaciones estarán asociadas a los salarios, y cada banco fijará sus límites teniendo como referencia el marco europeo.

Además habrá restricciones a las bonificaciones vinculadas a las pensiones de los directivos. Desde ahora, la política de pensiones será compatible con la estrategia empresarial, los objetivos, los valores y los intereses a largo plazo de la entidad. Además, con el objetivo de vincular los pagos extraordinarios en forma de pensiones a la fortaleza de los bancos, estos tendrán que abonarse como capital contingente. De esta forma se evitarán situaciones como las vividas recientemente, cuando varios directivos se jubilaron con pensiones muy elevadas sin verse afectados por la crisis del banco en el que trabajaban.

Por otro lado, habrá un seguimiento especial para los bancos rescatados, cuyos banqueros de estas entidades no podrán recibir ninguna bonificación a no ser que esté debidamente justificada.

También la nueva normativa impone requisitos de capital a los bancos. Los mismos deberán tener un importe mínimo de capital para garantizar que cubran los riesgos de sus carteras de negociación y de sus complejas inversiones titulizadas, como titulizaciones hipotecarias, para evitar que se repitan pérdidas como las que se sufrieron durante la crisis financiera de 2008. Los requisitos de capital entrarían en vigor en 2012. Según varios estudios, las nuevas normas permitirán que los bancos mantengan entre tres y cuatro veces más capital que en la actualidad.

Recordemos que estas medidas regirán para los 27 miembros de la Unión Europea.

Imagen: google

Publicidad