Publicidad

Las ventas disparatadas en el arte

Cuando los usuarios de 4Chan lanzaron a través de ebay la puja por una captura de pantalla en la que figura el lema esto es arte, obviamente, para la gran mayoría de analistas, no pasó de ser una de esas bromas que este tipo de foros genera; pero sin embargo a la vez (y aún con la duda de si alguien ha pagado de verdad 90.000 dólares por “la obra”) no deja de tratarse de un reflejo de un mercado que para algunos se está volviendo loco.

Y es que cuando hablamos de ventas disparatadas en el arte, probablemente nuestra primera referencia sea la de esas obras de arte que no entendemos cómo pueden adquirir un precio tan elevado, y sin embargo tal vez debiéramos echar un vistazo a las últimas subastas en las principales casas londinenses para ver precios auténticamente de disparate sobre obras de arte…¿o no tan disparatados?

4chan-arte

Claro está que como usuarios nos llama más la atención el hecho de que un cuadro pintado con el pene del artista pretenda venderse en €600,000, o, que una instalación consistente en ver al artista desayunando un vaso de leche con galletas justifica el pago de una entrada a una galería por encima de los €60, sin embargo esto, podría perfectamente no ser nada más que la vertiente exhibicionista de un modelo de inversión en arte que, lejos de atravesar malas épocas, lleva sin parar de crecer y revalorizarse décadas.

El año pasado se consideraba el mejor en la venta de arte en la historia, pero tampoco resultaba nada nuevo ya que también se consideraba a 2011 como el mejor, y es muy probable que el cierre de 2014 se denomine como el mejor año en toda la historia de la venta de arte… ¿y esto cómo es posible? Pues explica fácilmente si tenemos en cuenta que la revalorización de los precios en los últimos 10 años se ha multiplicado y aumentado hasta prácticamente un 100%.

No estamos ante un fenómeno que se pudiera catalogar de normal,  de hecho la evolución de los precios en el mercado del arte tendía a considerarse como la lenta pero segura, convirtiéndose en un valor de referencia para las grandes fortunas que buscaban inversiones refugio. Pero ahora se ha despertado el tiburón de la inversión en busca del beneficio a medio plazo…

¿Quién está reventando el mercado?

El motivo fundamental de esta especie de barbaridad compulsiva en la compra de arte, que lleva a no distinguir en determinados mercados secundarios de lo que si y lo que no debiera entrar en dichos mercados, viene dado fundamentalmente por la entrada en juego de nuevos compradores procedentes de las nuevas economías emergentes que se han lanzado a la compra de arte de manera total y sin mucho prejuicios.

La definición más exacta la daba una de las mejores analistas de este mercado, cuando definía el actual mercado del arte como una evolución de un comercio de nicho a una operación global decenas de millones de dólares al año, en la que existe un nuevo modelo de inversor dispuesto a pagar precios más elevados de lo habitual, y lanzarse a apuestas especulativas en segmentos como el arte moderno.

De este modo, de un mercado prácticamente relacionado con el coleccionismo y dominado por Europa y Estados Unidos, hemos pasado un mercado en el que China en 2013 y por cuarto año consecutivo se convirtió en el país con mayor volumen proporcional de compra de obras de arte, y en el que la influencia de países como Rusia, Emiratos árabes o India se deja notar en el global de las ventas.

Nadie quiere oír hablar de burbuja. Obviamente estamos en un mercado que mueve la suficiente cantidad de dinero como para generar ciertos códigos de protección internos, sin embargo, cuando nos acercamos a esa especie de búsqueda de obligada respuesta del producto a cualquier precio, sin importar realmente el mercado para dicho producto, nos recuerda demasiado otros escenarios económicos vividos no hace mucho tiempo la economía mundial.

 Será cuestión de estar atentos a la evolución.

 

Publicidad

One response to “Las ventas disparatadas en el arte

  1. No, el arte siempre ha sido así. Las obras de arte no valen nada objetivamente hablando (bueno, las esculturas se pueden vender al peso) y solo cuestan el dinero que la gente esta dispuesta a pagar, eso ha sido asi siempre. No hay diferencia entre un picasso y un dibujo de mi hijo, pero por uno la gente esta disspuesta a pagar y por la otra no, y eso es el unico valor real del arte.

Comments are closed.