Publicidad

Las medidas del BCE impulsan la inversión en renta variable

El escenario para los ahorradores conservadores se ha vuelto poco halagüeño. Los tipos de interés cerca de cero y las perspectivas de que continúen en este nivel durante un tiempo muy largo, la escasa remuneración que pueden ofrecer los depósitos y la poca rentabilidad que ofrecen los bonos comparada con los últimos años convierte la renta variable en uno de los activos más interesantes para obtener un rendimiento de la inversión.

Falsificación de billetes

La asunción de mayor riesgo en las carteras puede representar una barrera al principio, pero una elección correcta de los valores bursátiles donde invertir puede significar la diferencia entre obtener rentabilidad a largo plazo o no. El escenario actual, con la caída del precio del petróleo, el sobresalto sobre lo que ocurrirá en Grecia una vez que Syriza ha anunciado sus primeras medidas ‘antiausteridad’ y el conflicto latente de Ucrania parecen no invitar al optimismo.

Pero el impulso que puede suponer el plan de expansión monetaria del Banco Central Europeo, con la compra de deuda soberana por valor de 50.000 millones de euros mensuales a partir de marzo, con las implicaciones que tendrá en la depreciación del euro y el impacto en las empresas europeas, indican, precisamente, que hay una oportunidad para invertir en bolsa.

En este sentido, España es una de las economías que más crecimiento está consiguiendo de toda la zona del euro, con una previsión de incremento del PIB del 2% e incluso más, y con unas perspectivas de que el Ibex pueda situarse en los 12.000 puntos a lo largo de este año, un nivel que no alcanza desde el año 2009.

El inversor debe de tener en cuenta que todos los acontecimientos mencionados (petróleo, Grecia, Ucrania, ‘quantitative easing’ del BCE) son una mezcla de alto voltaje para las bolsas y que se pueden vivir episodios de mucha volatilidad. Pero esto no es necesariamente malo, puesto que crean más oportunidades de entrar en determinados valores a precios razonables. Lo mejor, centrarse en aquellos que presentan un perfil más defensivo, con diversificación internacional y con elevada rentabilidad por dividendo, como es el caso de Telefónica, Enagás, Endesa, BME, Ferrovial, Amadeus y Dia. Y si hay un sector que se beneficia directamente de las medidas del BCE es el financiero, con BBVA y Caixabank como las principales apuestas de la mayoría de analistas.

La compañía de telecomunicaciones española, que acaba de vender su filial británica O2 por 13.500 millones de euros, es uno de los valores favoritos del consenso del mercado, en un entorno además favorable a la consolidación del sector, tanto en Europa como en Brasil y México.

Hay algunos valores, como Repsol, Indra o Dia, que sufrieron fuertes caídas bursátiles durante el año pasado y que ahora ofrecen un potencial de recuperación de su cotización. La multinacional petrolífera española, que ha adquirido recientemente a la canadiense Talisman Energy, es considerada una de las compañías mejor posicionadas para afrontar la tendencia bajista del crudo, según los expertos.

Hay que recordar, además, que durante 2015 se espera la salida a bolsa de varias empresas, como es el caso de Aena, que en un solo día cubrió el tramo destinado para inversores minoristas de su oferta  pública de venta.

El presente artículo no constituye asesoramiento sobre inversiones. Esta información la ha elaborado IG, nombre comercial de IG Markets Limited. Además del aviso sobre riesgo de abajo, el material de este artículo no contiene un registro de nuestros precios de trading, ni una oferta ni una propuesta para una transacción sobre ningún instrumento financiero. IG no acepta responsabilidad alguna por ningún uso que se pueda hacer de estos comentarios ni de las consecuencias de dicho uso. No se garantiza la exactitud ni la completitud de la información. Por consiguiente, cualquier persona que actúe guiada por este artículo lo hace enteramente bajo su propio riesgo. La opinión proporcionada no está relacionada con ningún objetivo específico de inversiones, ni con ninguna situación financiera ni las necesidades de ninguna persona específica que pueda recibirla. No se ha elaborado de acuerdo a los requisitos legales designados para promocionar la independencia de los análisis/informes de inversión y por tanto se considera una comunicación publicitaria. A pesar de que no estamos específicamente restringidos para operar de acuerdo a nuestras recomendaciones, no buscamos sacar provecho de ellas antes de ofrecérselas a los clientes. Los CFDs son un producto financiero complejo. Se trata de un producto apalancado cuyas pérdidas pueden exceder el depósito inicial. Los CFDs pueden no ser adecuados para todos los inversores.

 

Autor:  José Ruiz

Publicidad