Publicidad

La economía sumergida ¿el mal de España?

La economía sumergida es uno de los frentes a los que debe enfrentarse el Gobierno de España lo que se une la noticia de hace unas semanas de que Hacienda pone un límite a los pagos en efectivo lo que servirá contra la economía sumergida, con esto se busca que al limitar la utilización de dinero en efectivo lo que frenaría el fraude fiscal. Aunque se siga ejemplos como los de Italia y Francia, que aplicaron medidas parecidas al prohibir pagos en efectivo cuando superen los 1.000€ en Italia y 3.000 € en Francia, pero es realmente uno de los males el fraude fiscal o la economía sumergida como para lanzar un Plan de Control Tributario tal vez más que en búsqueda de evitar las consecuencias que crea el fraude fiscal sea aprovechar el potencial recaudatorio que significa ya que el Gobierno espera poder recaudar 8.171 millones de euros a lo largo del año.

El nuevo plan contra el fraude implica que quedan obligadas las empresas, así como los profesionales y particulares debiendo pagar utilizando las transferencias bancarias o tarjetas de crédito cuando sean por determinada cuantía. ¿para qué? pues se quiere obligar a que
ciertas operaciones comerciales puedan dejar su estela.

El Fraude Fiscal en la Empresa:

En cuanto a las empresas, también se les limita el pago en efectivo esto a sabiendas de las históricas falsas facturas, lo que evitará la utilización de parte de la empresa cuando tributa en el IRPF por el sistema de módulos y que debe emitir una factura por determinado servicio que claramente nunca dio, permitiendo que una compañía desgrave un IVA no pagado. Esto hará supuestamente que el empresario se lo piense dos veces, buenas son las intenciones e inocentes también, ya que a la ley la trampa, siempre hay recobecos, no está mal luchar contra el fraude sino el tratar de tapar esos agujeros.

Otra utilidad será las regularizaciones voluntarias, además de extender el terreno en que se usa el borrador del IRPF; permitiendo que inspectores de Hacienda logren trabajar a la par de los de Trabajo lo que se doblaría la vigilancia y se estrecharía el cerco a los defraudadores. A partir de ello se espera recaudar 8.100 millones de euros.

Algunos opinan que es primordial la lucha contra la economía sumergida pero más como afán de obtener fondos que por que se deba pensar que es el gran mal que hoy carcome a España en la lista está la tasa de paro, el déficit y algunos más, hoy nadie cree que con perseguir las deudas tributarias y cobrarlas se solucionan los problemas de España.

Desde se impulsa la inspección de locales que no están registrados como negocios, en materia de consumo eléctrico dudoso a partir de información de las compañías eléctricas que le envían a la Agencia Tributaria para realizar las inspecciones.

Otra inspección será la de detectar a contribuyentes que ganan unas rentas por alquiler no declaradas. Si esto no basta pues está la información de los bancos y cajas en cuanto a gastos con tarjeta de crédito por encima de los 3.000€ más que de particulares se vigilará a los euros empresarios.

Vale peguntarse si en verdad la economía sumergida es el mal de España como para ser prioritario antes que otros temas, sería bueno saber que opinan sobre cuales de los males los que deberían tener mayores medidas.

Artículos Relacionados:

Publicidad