Los Intereses Bancarios

| 27 de mayo de 2014

El mundo bancario se mueve por tasas de interés, esos porcentajes que determinan lo que se paga o lo que se cobra. Préstamos, tarjetas de crédito, depósitos... todos ellos están vinculados a una tasa, que según el producto, para el banco es activa o pasiva: la activa, es la tasa que cobra, y la pasiva la que paga.

interés bancario

El origen del interés bancario se remonta a los primeros intermediarios que tomaban el dinero de aquellos que tenían excedente y le pagaban un dinero como “premio”, al mismo tiempo que se lo prestaban a otro que lo necesitaba y le cobraban, por supuesto, más dinero del que pagaban. Aunque esta ecuación resulte obvia, la diferencia entre lo pagado y lo cobrado es la ganancia del intermediario.

Así como un comercio compra mercaderías, las vende y obtiene una diferencia como beneficio, el banco hace lo mismo pero con dinero, aunque difiere en que el dinero es ajeno, como una consignación. Eso sí: si un negocio de todos los bancos saliera mal, no finalizaría con el cierre de un banco, sino en que todo el sistema económico y financiero del país (y en este mundo globalizado su alcance es mayor) quedaría abatido.

Interés Simple

Interés Simple

Donde:
C es el capital que se invierte (€10.000)
i es la tasa de interés (5%)
n es el tiempo del depósito expresado en años

Entonces, para calcular el dinero que ganará uno al dejar 10.000€ por un plazo de 90 días en el banco, en este caso al 5% anual, deberíamos resolver la fórmula:

10.000x(1+0,05x(90/360))=10.125

El cliente obtendrá, al cabo de 3 meses, €125 de ganancia.

Interés Compuesto

Interés Compuesto

Otra opción es la de la capitalización compuesta. Tener una renovación mensual o anual, donde al fin de cada mes o año, se suman los intereses de ese período al capital y el monto se actualiza, y así sucesivamente hasta su vencimiento final. En ese caso se aplica una fórmula de interés compuesto anual que es la siguiente:

10.000x(1+0,05)^(90/360)=10.122,73

En los casos de dinero a plazo, el banco paga un interés al cliente. Como intermediario del dinero, a su vez lo cobra, por ejemplo, cuando otorga un crédito. Por supuesto, la diferencia entre ambas tasas de interés es ampliamente favorable a la entidad.

Tipos de Intereses Bancarios:

Los intereses bancarios se dividen en dos tipos de intereses a aplicarse:

  • Interés remuneratorio:

Se trata del interés que es retribuido por la cesión del capital y el rendimiento generado por la financiación ajena. Este tipo de intereses es el que debe pagarse como intereses ordinarios por haber pedido un préstamo y también los intereses que se cobran por un depósito a plazo.

  • Interés de mora, moratorio de demora:

Se refiere al interés ligado a la penalización por incumplimiento. El interés legal del dinero es, se trata de un valor de interés que se publica en el BOE y que tiene vigencia durante el resto del año, aplicandose como indemnización de daños y perjuicios cuando el deudor incurriese en mora (retraso en el cumplimiento de su obligación) y no se haya pactado un interés determinado.

Con lo cual, el interés legal del dinero es el tipo de interés que se utiliza para devolver un préstamo cuando no hay ningún acuerdo previo al respecto entre deudor y acreedor. Es el tipo de interés que se aplica cuando una persona se retrasa en el pago de la hipoteca, una transacción comercial e incluso cuando es la administración quien no hace efectivas sus obligaciones, por ejemplo, en el pago del IRPF.

El interés legal del dinero se calcula teniendo en cuenta la coyuntura y las previsiones económicas. Su vigencia es de un año y en la tabla les mostramos la evolución que ha experimentado desde el año 2000.

Interés Legal y de Demora

Tags: , , , ,

Categoría: Productos Financieros


Logo FinancialRed