Publicidad
Publicidad
Publicidad

Iniciar una empresa en España es cada vez más difícil

iniciar_empresas

La actual situación de crisis generalizada en diferentes sectores, con tasa de paro de por medio y morosidad en pymes y empresas además de la dificultad de acceder a créditos o préstamos para emprendedores, no frena el impulso de algunos emprendedores o empresarios autónomos que igualmente confían en poder desarrollar un producto o servicio y formar una empresa, pudiendo sacar una tajada en medio de la baja de consumo y precios con IVA, ya que algunos sectores se presentan como ventajosos ante coyunturas como la actual.

Si vemos el caso de España y las dificultades que se presentan a la hora de iniciar una empresa, en España se vuelve más difícil respecto a otros 146 países, en el que la situación general de alguno de ellos dista de ser mejor que la española.

Una de las principales dificultades que presenta España, son la cantidad de trámites y plazos de aprobación respecto a los demás países, ya que el que pretenda llevar a cabo la apertura de una empresa requiere de 10 trámites mientras que si se mira la media de trámites necesarios en países miembros de la OCDE esta es de 5,6 trámites, mientras que el tiempo de espera medio llegan a ser de 47 días muy lejos de algunos países miembros.

No solamente es el tiempo que lleva de aprobación, como señalan algunos emprendedores, sino el coste que implica, ya que se requiere de una escritura pública de constitución ante un notario, que llega a tener un coste de más de 400€ en algunos casos y más, una licencia de apertura municipal, más allá del tiempo se deben de desembolsar algo más de 400€.

Por lo que el que pretenda abrir un negocio deberá de mudarse a Singapur, ya que es el país donde les da más facilidades para iniciar una empresa, además de facilidad de registro, la reducción de tiempo y bajos costes.

Un dato a favor de España dejando de lado la creación y cierre de empresas, es el que señala que ha ido mejorando lo que respecta al acceso de las empresas al comercio internacional, además de reducirse el impuesto de Sociedades para pymes y micropymes.

Como algunos señalan hoy se vuelve más fácil ponerle el cartel de cerrado a una empresa que el de reciente creación, esto favorecido por diferentes factores para ello. Estas conclusiones parten del estudio “Doing Business 2011”, y comunicado por el Banco Mundial, con el interesante dato de mostrar una serie de condiciones que resultaron favorables para el sector empresarial en unos 183 países, comprendiendo el periodo entre los meses de Junio de 2009 y Mayo de 2010 en el que abarcó el estudio.

En cuanto a factor facilidad para cerrar empresas en ciertos mercados, el de España se ubica entre los 20 países de un potencial ranking ubicándose en el puesto 19, respecto a los trámites y plazos de por medio para cerrar una empresa. Contrariamente si se miden en cuanto a iniciar una empresa, en este aspecto España se ubica 147, descendiendo incluso 3 ubicaciones respecto al anterior ranking, a nivel europeo queda solamente por sobre 3 países como los peores dónde iniciar una empresa para los emprendedores, Grecia que se ubica 149 y las más conocidas por sus conflictos étnicos como Bosnia Herzegovina en el puesto 160 y Kosovo 163.

Publicidad