Publicidad
Publicidad
Publicidad

Indemnización a los extrabajadores de Sintel 12 años después

extrabajadores de SintelEspaña tiene con la crisis y sin ella casos emblaméticos de quiebras de grandes empresas y en lo laboral sobre injusticias desde despidos colectivos a medidas injustas sobre los trabajadores y casos como los de justicia más lenta que una tortuga sin patas. Uno de esos casos es el de los exempleados de Sintel que cobrarán su indemnización 12 años después, lo que se dice justicia lenta pero segura.

Recordemos que Sintel era la filial de Telefónica y que llegó a quebrar por 2001, pasados 12 años en 2013 podrán ir cobrando lo que le corresponde del monto total indemnizatorio de 35 millones de euros que en su momento fueron acordados como indemnización para los extrabajadores de Sintel.

Estos extrabajadores de Sintel, iniciaron los trámites de cobro de indemnizaciones, hoy seguro algunos o muchos en crisis y/o en paro podrán recibir algo así como un dinero merecido en uno de sus peores momentos económicos. Le corresponde depositar los 35 millones de euros a la empresa MasTec en la Audiencia Nacional.

Según lo dicho por el presidente de la asociación de extrabajadores de Sintel, Adolfo Jiménez, sobre el monto indemnizatorio, del total 11,3 millones serán para los planes de pensiones, beneficiando a unos 2.900, y los otros 23,6 millones para indemnizaciones de 1.300 extrabajadores.

Forma de Cobro:

A la hora de tramitar el cobro, los extrabajadores, disponen de plazo 6 meses en los que deberán pasar a buscar sus respectivos cheques, que tendrán un monto promedio de entre 12.000 euros y hasta 30.000 euros, ya que algunos casos cobraron parte de sus indemnizaciones en los años 2006 y 2008.

El mismo Adolfo Jiménez señala que “Todos los trabajadores sin excepción han percibido los salarios que nos dejaron a deber, la indemnización legal y otra por daños morales, además del plan de pensiones que nos adeudaban. Nadie puede decir que le han dejado a deber un céntimo”.

Esquivar el Juicio y la Cárcel:

La familia Mas Canosa, es propietaria de la filial de Telefónica que quebrara en 2001, debiendo pagar los 35 millones de euros a los extrabajadores y acreedores, con lo que se evitaron el camino del juicio con fecha al 20 de Agosto por la Audiencia Nacional. La sección segunda de la sala de lo penal, en Abril logró acordar excluir del procedimiento de los órganos de la quiebra de Sintel a la Agencia Tributaria, la Seguridad Social, el Fogasa y Telefónica.

Además de que los 8 acusados, directivos de Sintel, podrían haber sufrido penas de entre 2 años y medio y 5 años y medio de prisión acusados de insolvencia punible, delito societario y contra la Hacienda Pública. En el grupo de acusados:

-Ricardo Campos, -exconsejero y vicepresidente de Sintel-
-Juan Antonio Casanova, -exconsejero delegado de la compañía-
-Alfredo Flórez, -exconsejero y exapoderado de Sintel-
-Pedro José Novela, -exdirector financiero-
-Joel Tomas, -exconsejero de Sintel y de MasTec International-
-José Miguel Sariego, -exvicepresidente de MasTec Incorporated-
-Jorge Mas Santos, -presidente de MasTec Incorporated y expresidente de Sintel-
-Juan Carlos Mas Santos, -exconsejero de MasTec International y de Dintel-.

Historia de la Quiebra:

Corria el año 1996, cuando Grupo Telefónica se desprendió de su filial, Sintel que fuera fundada en 1975, se especializaba en instalar líneas y redes de cables, el comprador fue el grupo MasTec Incorporated de Estados Unidos, y a su vez de la familia Mas Canosa, por la moneda de entonces 4.900 millones de pesetas y menos de 30 millones de euros. Como suele suceder en muchos casos se produjo un progresivo de vaciamiento patrimonial dejando en la lógica quiebra de 2001 y un déficit de 59,3 millones de euros, y 1.788 acreedores por cobrar y a 1.828 trabajadores en la calle cuando el paro no era lo que es ahora.

Imagen: lavapiesdecine.net

Publicidad