Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Habría que regular la fuga de capital?

Christine Lagardé aboga por imponer controles a los flujos de capital puesto que la enorme volatilidad de estos capitales se mueven descontrolados por el planeta. Dicta, que se trata de una gran amenaza que taladra la estabilidad de las economías. En su ingreso, estos flujos provocan las burbujas que luego se convierten en fugas de capitales después que la crisis se ha desencadenado. El control a los flujos de capital podría ser negativo si hablamos de restringir posible inversión extranjera, que suele ser la de mayor montante.

El FMI no está “reconociendo nada”, sólo es un organismo internacional en el que en Estados Unidos tiene mucho que decir, y no les gusta que los países asiáticos estén incrementando su posición acreedora sobre el resto del mundo después de una década de balances por cuenta corriente negativos suyos y ahora de Europa (desde 2008). Demasiado poder para Asia como para que Estados Unidos lo acepte sin más.
El FMI ha funcionado más como un banco comercial que como una institución garante de nada, y no va a cambiar eso por las buenas. Evidentemente, las políticas de austeridad no funcionan (principalmente porque sólo funcionan en plena bonanza, y algunos no entienden la teoría de umbrales) y algo hay que hacer, pero estos cambios siempre vienen cuando el grande se ve amenazado (Reino Unido, Francia y Alemania, y en menor grado EEUU, temen que empiecen a sufrir el efecto Grecia-España en fuga de capitales).

No es bueno alegrarse de las desgracias ajenas (y menos cuando tenemos lo que tenemos), pero que Estados Unidos vea amenazada su economía puede beneficiarnos, haciendo que los organismos económicos internacionales presionen por un cambio de dirección. Recordemos que estamos en plena guerra de devaluación de divisas y que lo más probable es que el USD tumbe al EUR a la baja. Eso sería una gran noticia para EEUU.

Ahora el problema es mucho más serio pues la idea de rescatar a España ya no es tan fácil de manejar (pensar que España tiene aproximadamente 5 veces el PIB de Grecia), además de que cada vez ven más cerca que Italia y Francia se sumen al problema, y ya empieza a ser muchísimo dinero que prestar. Y si la zona Euro realmente caiera fuertemente entonces también lo harían las exportaciones de EE.UU (y su economía empeoraría más..)

Estados Unidos vive financiada por el resto del mundo. Hay tanto dinero sin aval creado de la nada de la reserva fraccionaria que todo está contaminado, a una teoría se le une otra y otra y lo único que solucionaría esto es un reset, a nivel global y una moneda a nivel global sin guerra de divisas y empezar de cero. No se puede hacer ningún sistema contable coherente si te inventas los “debe” y destruyes los “haberes”.

La energía ni se crea ni se destruye, únicamente se transforma, el dinero se crea y se destruye donde interesa, y, al final, desestabiliza el conjunto entero. El dinero se podrá almacenar en forma de ahorro, pero no crearse de la nada. El trigo se almacena muy bien y puede durar años, pero no se reproduce él solo, tendrás el que metiste más alguna pérdida de almacenamiento. En este sentido, veo víable una reducción de tipos hasta hacerlos negativos, mucho más de lo que está ahora en la realidad.

El gran quid de la reserva fraccionaria ha servido para crecer a toda velocidad, y sin frenos, asi que ahora funcionamos por inercia y cuando se pare el motor se parará la actividad económica y se volverá a un feudalismo muy light, con una contracción del comercio internacional. Me arriesgaría a vaticinar tiempos de aranceles, contracción de comercio y relocalización de empresas.

Publicidad