Publicidad

El negocio de la guerra

A pesar de que se le suponía atravesando un momento de retroceso en volumen de negocio, lo cierto es que la exportación de armas sigue siendo un negocio multimillonario que además no tiene visos de atravesar problemas más allá que pequeños períodos de recesión, sin embargo, esta industria no es ni mucho menos la única que se beneficia del negocio de la guerra.

Durante el pasado año 2013 se dio un fenómeno desconocido realmente en la industria armamentística, la reducción de los ingresos anuales del conjunto de la exportación internacional. Sin embargo, ya entonces se veía este hecho como un simple acontecimiento pasajero, en respuesta a una situación geopolítica concreta entre los años 2012 y 2013, que conste que incluía la retirada estadounidense de Irak y Afganistán.

war

Si eso nos hace pensar en un negocio a la baja estamos tremendamente equivocados. Desde el comienzo de esta década la venta  de armas supone más de 300,000 millones de euros anuales, una cifra que además se complementa con los tristemente crecientes mercados laterales que escapan al control de los estudios habitualmente pero que multiplican en dicha cifra para ofrecer un conjunto total de lo que supone la compra-venta de armas verdaderamente exorbitante.

Quién es quién en la venta de armas

Muy poco ha cambiado el panorama de los principales proveedores internacionales de armas tal vez en los últimos seis años lo más relevante sea el crecimiento de China como proveedor lo que le ha otorgado en encaramarse al puesto número cinco del top ten de países exportadores de armamento. En efecto, se supone que en la actualidad, China posee aproximadamente el 5% de la cuota de mercado de esta industria a nivel internacional lo que de hecho la situaría incluso por delante de Gran Bretaña, ahora bien, a años luz de los dos principales actores en el escenario de la venta de armamento internacional; Estados Unidos con un 30% de la cuota de mercado y Rusia con aproximadamente el 26%. El salto entre estos dos y la tercera potencia en lo que a venta internacional de armamentos se refiere que es Alemania con un 7% de la cuota de mercado es lo suficientemente elevado como para darnos cuenta de lo que supone realmente la presencia de ambos gigantes en este mercado, no olvidemos, que de hecho los cinco primeros máximos vendedores, prácticamente el 80% del mercado armamentístico.

venta de armas

 

Según estos datos relativos a cuatro años, no sólo se destaca la evolución de la venta de armas sino que, resulta también destacable, el hecho de quiénes son los compradores oficiales. Si excluimos a China, situada en el segundo lugar de los compradores por una cuestión relativamente lógica de volumen, nos encontramos con India y Pakistán como los dos países que más armamento han adquirido en estos últimos cinco años.

Una industria que no se mueve

Si el reparto del mercado de este negocio que es el de la guerra no resulta muy móvil como vemos, tampoco lo es el de las industrias del sector. En los últimos años apenas encontramos movimiento dentro de las grandes industrias armamentística, es decir, siguen mandando las de siempre, y siguen prácticamente ocupado los mismos puestos y repartos proporcionales del mercado, no hay una gran evolución en este sentido ni para un lado ni para otro. Esta sería la lista de los pincipales fabricantes y comercializadores de armas a nivel internacional, fíjense que son datos de 2012 pero siguen siendo igual de válidos en el presente año 2014:

ARMAS ii

El tratado para el control de la venta de armas

El pasado año se aprobaba en la ONU por mayoría aplastante lo que se supone es el comienzo de un sistema de control sobre la venta de armas a partir del tratado que se adorna precisamente con ese nombre, control sobre venta de armas. Esto ha generado muchos debates y no pocas posturas encontradas tanto desde el punto de vista de la industria armamentística como incluso desde diversos ámbitos políticos.

De momento todo es hipótesis, se supone que la aplicación de rigor en este tipo de tratados implicaría por un lado una lucha encarnizada contra el tráfico de pequeñas armas que a la postre son las responsables de la gran mayoría de muertes violentas y que se relaciona con el tráfico ilegal de armas en todo el mundo, por otro lado un sistema de control de la venta de armamentos se supone disminuiría la eficacia de los aparatos que relacionan la venta de armas y la corrupción en muchos países.

¿Significa que aplicar un tratado de estas características va a construir un mundo mejor? es difícil decir que si tal y como evoluciona hoy por hoy la geopolítica, pero lo que sí se puede decir es que no va a hacer del mundo un lugar peor, y, puede contribuir al menos a retirar una parte de las armas pequeñas, así como a ejercer algún tipo de control sobre el oscuro negocio de la venta de armamento pesado.

Publicidad

One response to “El negocio de la guerra

Comments are closed.