Publicidad

El correcto uso de los gases industriales conlleva una mayor productividad

Es interesante pararse por un segundo y observar hasta dónde ha sido capaz de llegar el ser humano en cuanto a desarrollo se refiere. Lo cierto es que estamos tan acostumbrados a vivir en un mundo donde las actividades industriales se llevan a cabo constantemente que ni siquiera reparamos en todo lo que ello puede llegar a suponer. En esta ocasión nos hemos querido centrar en un aspecto determinante: los gases especiales e industriales. Poco se sabe de ellos más allá, si acaso, de que resultan imprescindibles para una infinidad de labores como pueden ser cosas tan habituales como calentar o enfriar, congelar, limpiar o soldar. En todo el mundo, y sin descanso alguno, se requieren de gases industriales, más allá de la actividad que se desarrolle y, como es lógico, el contar con el gas pertinente puede suponer un ahorro económico, además de una mayor productividad, al optimizar la actividad que se desarrolle, lo que también supone, de por sí, un menor desembolso.

Cuando se ha de contar con una empresa que se encargue del suministro de dichos gases resulta siempre fundamental recurrir a quienes tienen experiencia en el sector y puede aportar garantía y confianza, como es el caso de Abelló Linde. Esta empresa en concreto es pionera en lo que a obtención y suministro de este tipo de gases para la industria se refiere.

Como ya comentábamos los gases industriales son gases manufacturados que se comercializan con diferentes objetivos y son muchos más de los que cabría imaginar. Por ejemplo, se emplean para fabricar metales (tales como el acero), también tienen aplicaciones médicas directas (partiendo de las mismas botellas de oxígeno), se usan también como fertilizantes, como semiconductores, para la investigación, para crear caucho y plásticos, cuando se requiere de componentes electrónicos o de vidrio… En definitiva, son imprescindibles y una parte importante del mundo tal y como lo conocemos hoy en día.

La empresa mencionada forma parte del Grupo Linde y eso la hace ser parte de una de las principales compañías de Gases e Ingeniería. Actualmente cuentan con más de 60.000 empleados repartidos por 100 países en todo el mundo. Su volumen de negocios en el año 2016 alcanzó la cifra de 16.948 euros, lo que deja claro que muchas otras compañías confían en ella para este tipo de productos.

Para conseguir ser una empresa pionera en el sector han de contar con todo lo que se le puede requerir: gases atmosféricos, gases medicinales, gases electrónicos y químicos, gases refrigerantes e, incluso, gases para globos. Así, sus clientes saben que pueden contar con ellos para todo lo que puedan necesitar. Además, y esto es muy importante, se trata de una empresa que no deja de investigar para hacer que sus servicios sean los mejores en todo momento y respetando siempre el medio ambiente a través de un desarrollo sostenible.

Aunque hay más los gases industriales que más se usan y que, por tanto, requieren de mayor producción son el oxígeno, el nitrógeno, el hidrógeno y los gases inertes. Se obtienen del mismo aire a través de la separación o de la síntesis química y pueden presentar diferentes estados como son el líquido, el sólido o el comprimido.

Publicidad