Publicidad
Publicidad
Publicidad

Economía Portugal en 2012

La economía de Portugal en 2012 sufrirá un descenso del 2,8%, es decir unas 6 décimas más de lo que se venía estimado actualmente no es el único peor dato ya que ligado a varios factores su tasa de paro será del 13,4%, lo que significará un fuerte subida del desempleo entre los peores datos que manejan para el próximo año el nuevo Gobierno portugués.

Las previsiones no partieron del FMI u otro organismo si no del propio ministro de Finanzas de Portugal, Vítor Gaspar, en el que lazó un par de previsiones y como calificaron algunos de las más pesimistas que se hayan hecho sobre Portugal, tal vez las previsiones del FMI no sean tan nefastas como estas aunque coincidan con una caída de la economía y de una subida en el desempleo.

A todo esto fueron presentado los Presupuestos para 2012, en el que figura el plan de ajuste que también presenta cifras históricas en cuanto a ajustes en Portugal.

El Presupuesto del 2012 establecerá la subida del IVA sobre varios productos y servicio pasando del 13% al 23%, además de la reducción de las deducciones fiscales, la subida de la edad mínima de la jubilación a los 57 años y el descenso de transferencias de fondos estatales para municipios y regiones autónomas lusas.

Entre las medidas que contempla el plan de ajuste de Portugal estipula suprimir las pagas extra de funcionarios, empleados públicos y pensionistas solo entre los que ganen más de 1.000€ por mes mes, junto al aumento no remunerado de la jornada diaria hasta en media hora solo sobre el sector privado entre otras menos polémicas.

Ya antes del anuncio peor conociendo lo que se venia en cuanto al nuevo plan de ajuste, los principales sindicatos portugueses optaron por anunciar una huelga general aunque no se sabe cuando será.

En estos días también se dieron a conocer más uniformemente “los indignados portugueses”, con una masiva manifestación.

Portugal deberá esforzarse al máximo el próximo año ya que su economía está atada a que pueda cumplir un más que duro programa de reformas con el objetivo de a cambio recibir 78.000 millones de euros en forma de préstamo internacional, además de tener que cumplir con los objetivos de déficit del 5,9% para 2011 y un déficit del 4,6 para 2012. Y si efectivamente el Gobierno portugués no logra alcanza dichos objetivos tendrá que afrontar muy duras consecuencias ya que demás depende de recibir ese préstamo y Portugal no puede acceder a la financiación en los mercados, lo que complica toda necesidad de liquidez en grande.

Además Portugal debe soportar que se refuercen las medidas fiscales a causa de los fuertes desvíos presupuestarios por unos 3.400 millones de euros durante el primer semestre del 2011.

Por ahora Portugal no es el mayor problema de la Unión Europea o de la euro zona, pero tampoco le conviene convertirse en el lastre que es Grecia y con peligro de acabar con la divisa como el euro, por eso le urge al nuevo Gobierno volver a números positivos cuanto antes.

Imagen: munizasociados.blogspot

Publicidad