Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿De verdad funciona el preahorro?

A diario surgen una enorme cantidad de consejos relativos al ahorro en las economías domésticas. No cabe duda que se trata en la mayoría de casos de consejos bien intencionados, sin embargo, para el usuario de a pie, pueden acabar generando más dudas de las que ya tenga. El pre ahorro es uno de estos conceptos que puede generar dudas aunque es un mecanismo realmente sencillo de aplicar.

Todo esto tiene que ver con la necesidad aceptada ya como una realidad incuestionable de aplicar políticas de ahorro las economías domésticas, por muy bajos porcentajes de ahorro que supongan.

preahorro

En este caso para atender de manera simple el pre ahorro podríamos decir que se trata de utilizar para ahorrar un dinero con el que no contamos. Pongamos un ejemplo; supongamos que al 100% de nuestros ingresos al principio de cada mes se le retira de manera automática un 10%, sin que nosotros intervengamos y al que nosotros no tenemos acceso sencillo.

Lo anterior significaría que con el 90% restante de nuestros ingresos es con lo que debiéramos hacer frente a los gastos mensuales, mientras que, complementando el mecanismo de pre ahorro, el 10% restante debiera destinarse a un producto de ahorro adecuado.

Se trata de un modelo como vemos muy básico, en el que no contaremos con una cantidad de dinero para evitar gastar; lo que resulta muy adecuado en aquellas economías que aun teniendo la sensación de que pueden ahorrar nunca consiguen completar a fin de mes el ahorro.

Invertir la situación, es decir, no esperar al sobrante para el ahorro sino ahorrar antes siquiera de generar ningún otro gasto, se han revelado como un mecanismo simple  y eficaz, sobre todo para las personas menos disciplinadas a la hora de renunciar a determinados gastos.

Sobre el papel de los productos más adecuados a los que destinar este de ahorro serían los depósitos, sin embargo dada la situación de escasez de rentabilidad en los depósitos, el usuario puede buscar diversas alternativas en otros productos como cuentas remuneradas, o, incluso, ciertos modelos de inversión en fondos.

Mecanizar todo esto es tan simple como mantener una conversación con entidad bancaria solicitarlo.

Descubre el programa para poner en marcha este método de ahorro. Ahorrar más.

Publicidad