Publicidad
Publicidad
Publicidad

Cuentas vivienda

casa-billetes-euros2-np

Para los que todavía pueden hacer proyectos y que las cuentas le den, pueden aprovechar las cuentas vivienda, ya que son el producto ideal para estos tiempos. Sobre todo ante la reforma en su normativa, y los plazos se han flexibilizado

A pesar de la crisis, todavía hay quienes quieren y pueden ahorrar. Esto lleva a que a pesar de la incertidumbre generada por la crisis, se tengan esperanzas de que, se produzca una fuerte caída en los precios de los inmuebles, y a la apertura de una cuenta vivienda sea la mejor posibilidad de ahorro.

Desde las entidades, aclaran que este tipo de producto, presenta una similar característica a la de una cuenta corriente o depósito bancario, excepto que este está dirigido especialmente a la compra de la primera vivienda o incluso a la construcción o remodelación de la que ya se tenga, con la condición de que sea de uso habitual. Sobre todo los más jóvenes suelen ser los clientes de este tipo de productos.

El banco ING Direct, ofrece una de las cuentas de ahorro específico inmobiliario que se muestran como más ventajosas del mercado, ofreciendo una rentabilidad del 3% TAE los 4 primeros meses.

Tal vez, la principal ventaja de una cuenta de ahorro son de tipo fiscal, ya que su deducción general llega al 15% -según la comunidad autónoma- y por un importe máximo anual de 9.015,18€, siendo la cantidad más alta de dicha deducción de 1.352,28€. Otra de las características son los plazos para la utilización de los ahorros, en 2008 han sido ampliados, de 4 a 6 años, hasta fines de 2010. Aunque existe la condición de no desgravar nada los 2 años extra que han sido ampliados por el Gobierno.

En tanto, las comunidades más ventajosas, dónde existen mejores condiciones; Entre ellas se encuentran, Cataluña, País Vasco o Navarra que ofrecen mejores ventajas fiscales para todos aquellos que tengan este tipo de productos de ahorro.

Cataluña, ofrece deducciones que se aplican basadas en las condiciones particulares de cada contribuyente según sea joven, desempleado, estudiante, de cumplir con alguno de los requisitos, la deducción será del 16,5%; bajo condición de tener: hasta 32 años y una base imponible total inferior a 30.000€ al recortar el mínimo personal y familiar –esto en el caso de tributación conjunta, dicho límite será tomado de forma individual-.

Por otro lado, los que se hayan encontrado en paro durante 183 días o más, se podrán beneficiar de esta deducción; o los contribuyentes que sufran más de un 65% de discapacidad, aquellos que cuenten con al menos un hijo en la fecha de devengo del impuesto, también se podrán beneficiar.

Regiones forales como País Vasco y Navarra han aprobado entre 2008 y 2009 diversas reformas fiscales. Navarra acordó en 2009 ampliar el plazo existente, pasando de 8 años, a los 10 años para cuentas abiertas desde Enero de 2000. Mientras que en Cataluña, existen excepciones en donde la desgravación aumenta; otorgándose el 18% para familias con dos o más hijos y el 30% para familias numerosas.

Dentro del País Vasco, en la provincia de Álava, es una de las regiones en donde los jóvenes menores de 35 años pueden acceder a una de las deducciones más altas, del 25%, además a ese porcentaje podrán acceder los contribuyentes que tengan carné de familia numerosa y su base imponible no supere los 30.000 €.

Desde algunos sectores aclaran sobre las deducciones aplicadas a la rehabilitación de una vivienda habitual. Según lo establece el reglamento del IRPF, estipula qué tipo de remodelación debe hacerse al inmueble para poder entrar en dicha partida. La obra debe corresponder al 25% del coste de adquisición -siempre que la compra se realizara hasta 2 años antes- o a igual porcentaje pero del valor de mercado menos el valor del suelo.

Fuente: Google

Publicidad