Publicidad

Conocer bien las coberturas: la clave a la hora de contratar un seguro

Hoy en día la vida de los jóvenes es cada vez más inestable en lo que a la economía se refiere. Contar con un trabajo a largo plazo y unos ingresos fijos puede convertirse en una ardua tarea y una situación que hoy en día llega más tarde que antes. Sin embargo, hay elementos imprescindibles para una vida próspera y adquirir un hogar sigue estando entre las prioridades de los ciudadanos. Por este motivo, asegurar la casa frente a imprevistos o accidentes es un trámite que no hay que pasar por alto, ya que puede evitar a la familia un buen apuro económico o incluso perderlo todo llegado el caso. Aún así, antes de lanzarse a contratar uno, es importante investigar y realizar una comparativa detallada de todas las ofertas del mercado, así como conocer a fondo las coberturas de los seguros de hogar como los de Seguros santalucía.

Una razón de peso para decidirse a contratar un buen seguro de hogar es la de estar protegido ante grandes eventualidades que no se producen con frecuencia, pero que pueden causar daños muy importantes en la vivienda. Este contrato garantiza el pago de los daños que puedan ocasionar accidentes, por ejemplo un incendio, y que los habitantes puedan reconstruir la vivienda y reponer las cosas. Por otro lado también ofrecen cobertura ante imprevistos que puedan ocurrir con mayor frecuencia pero cuyos daños son más leves, por ejemplo las humedades o la rotura de una tubería, que puede ocasionar perjuicios no solo en la vivienda del contratante, sino también en la de los vecinos. Además, contar con protección jurídica cuando sea necesario es otra de las grandes ventajas del seguro de hogar, pudiendo afrontar sin problemas la reclamación de daños por parte de afectados indirectos.

Los expertos aseguran que los españoles, por lo general, no recurren habitualmente a su seguro de hogar. El elemento que más tienen en cuenta los ciudadanos parece ser las coberturas que ofrezca el acuerdo, así como el precio de las mismas. Y es que de hecho, las circunstancias que quedan cubiertas por la compañía en caso de accidente es uno de los factores que hay que conocer con detalle antes de contratar un seguro definitivamente. Por ejemplo, hay que tener muy en cuenta la forma de aseguramiento del contenido. Es posible que a la hora de cobrar la indemnización de un siniestro, la compañía tenga en cuenta el uso o la antigüedad para tasar el precio de los objetos dañados. Esto depende de si en el seguro de hogar está estipulado que la tasación de los daños respecto al contenido se realice a valor real o a valor de reposición.

Otra cobertura a tener en cuenta es la de los bienes al aire libre, muy importante en las viviendas tipo chalet, puesto que todos los enseres que estén al aire y sean dañados por fenómenos atmosféricos o robados pueden no estar cubiertos. En cualquier caso, está claro que un seguro de hogar es la solución más sencilla, práctica y económica para resolver un imprevisto que afecte al hogar si se conocen bien todas las coberturas de las que se puede beneficiar el cliente.

Publicidad