Publicidad

Cómo solicitar créditos rápidos

Los créditos rápidos son un producto de financiación muy conocido, al menos en cuanto a su finalidad. Sin embargo, no todo el mundo conoce el proceso mediante el cual se solicita uno de estos créditos. Y, curiosamente, este proceso siempre debiera ser tenido en cuenta ya que el tipo de respuesta que la entidad ofrezca cuando solicitamos un crédito es un elemento a tener muy en cuenta antes de contratarlo.

Dinero_Bolsillo

Si analizamos la oferta de crédito rápido de quebueno.es encontramos precisamente una excelente respuesta a este proceso de solicitud y concesión de créditos, veamos cómo sería:

En primer lugar, la fase de solicitud resulta tremendamente rápido. El usuario simplemente indicará la cantidad que necesita y el tiempo que elige como plazo de devolución, recordamos que en este caso los créditos de quebueno.es tienen un límite inicial de 300 € para un plazo máximo de devolución de 30 días, aunque los límites pueden ampliarse mediante su programa de fidelización.

El segundo paso es rellenar un formulario, también presente en la propia página web y que no requiere ningún tipo de papeleo adicional. Posteriormente y de manera verdaderamente rápida, en menos de un minuto, la entidad nos informará de la aprobación o no de la solicitud, para, una vez aprobada, ingresar en menos de 15 minutos el dinero solicitado.

Se trata de un proceso, como vemos verdaderamente rápido que, además, por supuesto mantienen todas las garantías de seguridad de las transacciones por Internet.

A la hora de la devolución también el proceso es igualmente sencillo y eficaz, se realiza bien mediante cargo en la cuenta o tarjeta asociada en el momento acordado en la devolución, o también, anticipadamente realizando un cargo en la tarjeta del usuario.

Se trata en definitiva de un producto que, puede ayudarnos a financiar esos pequeños picos a la baja en la Tesorería doméstica, pero, como la propia entidad reconoce, en ningún caso puede considerarse una fuente de financiación constante, es un producto adecuado para lo que es, que bien utilizado puede resultar muy beneficioso y que como hemos visto resulta muy sencillo de contratar.

Rapidez en la respuesta, evaluación de riesgo muy rápida, acceso a la financiación prácticamente inmediato, y, programas de fidelización que puede ir aumentando los límites  en futuras operaciones si el usuario cumple con los plazos de devolución, sin duda un modelo de propuesta muy atractivo para esas necesidades puntuales de financiación que todos tenemos alguna vez.

Publicidad