Publicidad
Publicidad
Publicidad

China crece en el primer semestre, pero a menor ritmo

 

¿Sana envidia es lo que el resto de las economías siente por China o el gigante empieza a resentirse?

 

Esa es la pregunta que occidente comienza a cuestionar en medio de una crisis internacional, en la cual, cuando uno de los países se resfría, contagia al resto, sin encontrase hasta el momento la vacuna adecuada.

 

Frente a este panorama generalizado de recesión económica, China continua creciendo durante el primer semestre de 2008, pero ahora a un ritmo un poco menor.

 

A diferencia del resto de las economías poderosas, lo hace por sobre los dos dígitos, al 10,4%; mientras que la inflación, ha llegado al 7,9%.

 

Los datos publicados por el Buró Nacional de Estadísticas, reflejan que el Producto Interior Bruto (PIB) sumó 1,9 billones de dólares (1,2 billones de euros) en los seis primeros meses del año. Estos números fueron 1,8 puntos inferior al del mismo periodo del 2007.

 

El gobierno chino, está preocupado porque en los últimos meses, las exportaciones han bajado considerablemente, los precios se han incrementado y esto se tradujo en un aumento del desempleo.

 

Además, el yuan (moneda local) ha incrementado fuertemente su valor frente al dólar cerca del 7% en 2008, lo que ha tornado más preocupante la situación, ya que el comercio ha empezado a sentir directamente sus consecuencias.

 

Sin embargo, esta merma en el crecimiento no es la principal preocupación que enfrenta el gobierno chino, hoy, el aumento de la inflación parece concentrar todas las miradas.

 

Durante el primer semestre, China sufrió un 7,9%, algo superior a lo marcado en junio (7,1%) y al 7,7% de mayo.

 

 

 

Publicidad
Comments are closed.